Brueghel el triunfo de la muerte

El triunfo de la muerte en alta resolución

Unos pocos árboles sin hojas adornan unas colinas que, por lo demás, están desprovistas de vegetación; los peces se pudren en las orillas de un estanque atestado de cadáveres. El historiador del arte James Snyder destaca la “tierra abrasada y estéril, desprovista de toda vida hasta donde alcanza la vista”[1] En este escenario, legiones de esqueletos avanzan sobre los vivos, que huyen aterrorizados o intentan en vano defenderse. En primer plano, los esqueletos transportan un carro lleno de calaveras; en la esquina superior izquierda, otros tocan la campana que significa el toque de difuntos del mundo. La gente es conducida a una trampa en forma de ataúd decorada con cruces, mientras un esqueleto a caballo mata a la gente con una guadaña. Este es uno de los cuatro caballos montados por esqueletos que aparecen en el cuadro, aludiendo quizás a los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. El cuadro representa a personas de diferentes orígenes sociales -desde campesinos y soldados hasta nobles, pasando por un rey y un cardenal- a las que la muerte arrebata indiscriminadamente[4].

Un esqueleto parodia la felicidad humana tocando un organillo mientras las ruedas de su carro aplastan a un hombre como si no fuera nada. Una mujer ha caído en el camino del carro de la muerte; tiene un hilo delgado que está a punto de ser cortado por las tijeras en su otra mano -la interpretación de Bruegel de Atropos-. Cerca de ella, otra mujer que se encuentra en el camino del carro, sostiene en su mano un huso y una rueca, símbolos clásicos de la fragilidad de la vida humana -otra interpretación de Bruegel de Clotho y Lachesis-; un perro hambriento mordisquea la cara de un niño muerto que ella sostiene. Justo al lado, un cardenal es ayudado hacia su destino por un esqueleto que lleva burlonamente el sombrero rojo, mientras que los barriles de monedas de oro y plata de un rey moribundo son saqueados por otro esqueleto; ajeno al hecho de que un esqueleto le advierte con un reloj de arena vacío de que su vida está a punto de agotarse literalmente, los últimos pensamientos del insensato y avaro monarca le siguen obligando a echar mano de sus inútiles y vanas riquezas, haciéndole olvidar el arrepentimiento. En el centro, un peregrino religioso despierto es degollado por un ladrón-esqueleto por su bolsa de dinero; por encima del asesinato, los pescadores-esqueleto atrapan a la gente en una red.

Leer más  Lluvia vapor y velocidad comentario

El triunfo de la muerte con la danza de la muerte

Sobre el artistaPieter Brueghel (también Bruegel o Breughel) el Joven fue un pintor flamenco, conocido por sus numerosas copias de la obra de su padre Pieter Bruegel el Viejo, así como por sus composiciones originales. La gran producción de su taller, que fabricaba para el mercado local y de exportación, contribuyó a la difusión internacional de la imaginería de su padre.

Tradicionalmente, Pieter Brueghel el Joven ha sido apodado “de helse Brueghel” o “Brueghel del infierno” porque se creía que era el autor de varios cuadros con representaciones fantásticas del fuego e imágenes grotescas. Estas pinturas se atribuyen ahora a su hermano Jan Brueghel el Viejo.

Pieter Brueghel el Joven nació en Bruselas, siendo el hijo mayor del famoso pintor neerlandés del siglo XVI Pieter Brueghel el Viejo (conocido como “el campesino Brueghel”) y Mayken Coecke van Aelst. Su padre murió en 1569, cuando Pieter el pequeño tenía sólo cinco años. Tras la muerte de su madre en 1578, Pieter, junto con su hermano Jan Brueghel el Viejo (también conocido como “Terciopelo Brueghel”, “Paraíso Breughel” y “Flor Breughel”) y su hermana Marie, se fueron a vivir con su abuela Mayken Verhulst. Mayken Verhulst era la viuda del prolífico artista Pieter Coecke van Aelst y una consumada artista por derecho propio, conocida por sus pinturas en miniatura. Según el biógrafo flamenco de principios del siglo XVII Karel van Mander, Mayken Verhulst fue posiblemente la primera maestra de sus dos nietos.

Loading...

Proverbios neerlandeses

Este cuadro representa un tema habitual en la literatura medieval: la danza de la Muerte, que los artistas del Norte utilizaban con frecuencia. Brueghel tiñe toda la obra de un tono marrón rojizo que confiere a la escena un aspecto infernal apropiado para el tema tratado. La profusión de escenas y el sentido moralizante que aplican los artistas forman parte de la influencia de El Bosco en esta obra. Bruegel combina dos tradiciones visuales distintas dentro del panel. Se trata de su tradición nativa de las xilografías norteñas de la Danza de la Muerte y la concepción italiana del Triunfo de la Muerte, como en los frescos que habría visto en el Palazzo Sclafani de Palermo y en el Camposanto Monumentale de Pisa.

Leer más  Museo arqueológico alcalá de henares

El cuadro muestra una panorámica de un ejército de esqueletos causando estragos en un paisaje ennegrecido y desolado. El fuego arde a lo lejos y el mar está plagado de naufragios. Unos pocos árboles sin hojas adornan unas colinas que, por lo demás, están desprovistas de vegetación; los peces se pudren en las orillas de un estanque atestado de cadáveres. El historiador de arte James Snyder destaca la “tierra calcinada y estéril, desprovista de toda vida hasta donde alcanza la vista”. En este escenario, legiones de esqueletos avanzan sobre los vivos, que huyen aterrorizados o intentan en vano defenderse. En primer plano, los esqueletos arrastran un carro lleno de calaveras; en la esquina superior izquierda, otros tocan la campana que significa el toque de difuntos del mundo. Un tonto toca el laúd mientras una dama canta; detrás de ambos, un esqueleto les sigue el juego; un perro hambriento mordisquea la cara de un niño; una cruz se sitúa en el centro del cuadro. La gente es conducida a una trampa en forma de ataúd decorada con cruces, mientras un esqueleto a caballo mata a la gente con una guadaña. El cuadro muestra a personas de distintos estratos sociales -desde campesinos y soldados hasta nobles, pasando por un rey y un cardenal- a las que la muerte arrebata indiscriminadamente.

El triunfo de la muerte país

Obra(s) de arte En el punto de mira, Noticias de arte, Historia del arte 8 de junio de 2018 Andrey V. Probablemente uno de los cuadros más icónicos y aterradores jamás realizados, El triunfo de la muerte, de Pieter Bruegel el Viejo, no es para los pusilánimes. Fechado hacia 1562, se encuentra entre las obras de arte más aterradoras de su época, y los siglos posteriores no han visto su declive en ese sentido. De hecho, hasta los Desastres de la Guerra de Goya (1810-20) no hubo nada en el arte europeo equivalente a la salvaje representación del infierno en la Tierra de esta obra.

Leer más  Caspar david friedrich obras de arte

En la actualidad, El triunfo de la muerte se encuentra en el Museo del Prado de Madrid, justo enfrente de El jardín de las delicias de El Bosco. Dado que Bruegel era considerado por sus contemporáneos como “el segundo Bosco”, estos dos cuadros son compañeros idóneos.

Dado que esta obra maestra ha sido recientemente restaurada con éxito, hemos decidido que es un buen momento para conocer mejor la que es, con mucho, la obra de arte más importante asociada al enigmático Pieter Bruegel el Viejo.