Donde se detuvo la ciencia empezó la imaginación

La ciencia es una mezcla de lógica e imaginación

Los alumnos de las clases de ciencias suelen tener la idea de que las investigaciones científicas implican una cuidadosa observación y un análisis de los datos para comprobar las hipótesis. Sin embargo, una cosa que sigue estando rodeada de misterio es cómo los científicos deciden las preguntas concretas que se plantean en primer lugar. Por ejemplo, si se pregunta a los estudiantes universitarios de biología qué quieren investigar o qué les motiva a estudiar ciencia, es posible que digan: «Quiero encontrar la cura del cáncer». Pero si se les preguntara con qué experimentos u observaciones piensan empezar, la mayoría de los estudiantes no sabrían qué hacer. Por el contrario, si se hojea el índice de la revista Cancer Research, se encuentran títulos como «Las variantes del receptor de andrógenos independientes de ligandos derivadas del empalme de exones crípticos significan cáncer de próstata refractario a las hormonas» (Hu et al., 2009). Está claro que los temas de investigación que los científicos eligen para estudiar y publicar artículos son bastante más específicos que la curación del cáncer.

Entonces, ¿cómo se les ocurren a los científicos esas cuestiones específicas para estudiar? Quizá le sorprenda saber que el proceso implica grandes dosis de creatividad. Un biólogo ganador del Premio Nobel, Peter Medawar, se refirió una vez a la investigación científica como «el arte de lo soluble» (Medawar, 1984, p. 254). Medawar no quería decir que la ciencia consistiera en cosas que se disuelven, sino que el éxito de la ciencia consiste en averiguar qué cuestiones pueden resolverse mediante la investigación científica y, a continuación, encontrar las soluciones a esas cuestiones. El mundo natural es muy complejo, y los problemas científicos realmente grandes e interesantes (como la curación del cáncer) suelen ser demasiado difíciles de resolver directamente. El arte de ser un científico implica reimaginar continuamente estos grandes problemas, dividirlos mentalmente en partes más pequeñas y solucionables (es decir, «solubles») y, a continuación, especular sobre cuál de estas partes más pequeñas podría ser la clave para descifrar todo el tema. En otras palabras, un científico debe imaginar, por adelantado, los posibles resultados de las distintas observaciones y, a continuación, diseñar un estudio de investigación que le ayude a decidir entre las distintas hipótesis.

La ciencia de la imaginación

No sólo una vez, sino repetidamente, he escuchado algo así como «simplemente no vi en la ciencia ningún espacio para mi propia imaginación o creatividad», de jóvenes estudiantes claramente capaces de tener éxito en cualquier materia que se propongan. Es una tragedia que tanta gente no perciba la ciencia como algo creativo. Sin embargo, no hace falta ser un Einstein para observar que sin ese primer paso creativo esencial de reimaginar lo que podría estar ocurriendo detrás de un fenómeno natural, no puede haber ciencia en absoluto.

Einstein tenía algo que decir al respecto. Como escribió en su libro con Leopold Infeld: «Soy lo suficientemente artista como para recurrir libremente a mi imaginación. La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación rodea el mundo».

Todos los científicos lo saben, pero durante dos siglos hemos callado el primer paso imaginativo de la ciencia, prefiriendo las historias que hacen hincapié en el método empírico o en la lógica del descubrimiento científico. La enseñanza de la ciencia está llena de ello, centrándose en los resultados finales, en lugar de los viajes hacia ellos. Las historias humanas de asombro, imaginación, ideas fracasadas y momentos gloriosos de iluminación enhebran la vida de todos los que realmente hacen ciencia. No es de extrañar que mis jóvenes colegas se desilusionen.

Los científicos confían mucho en la imaginación

La ciencia es realmente encantadora, las innovaciones en la ciencia han surgido de la imaginación y la creatividad como una chispa que brilla en una mente hermosa. Partiendo de una idea borrosa y poco clara, los científicos juegan con ella una y otra vez, y parece más clara y compacta, es más un juego imaginativo que un proceso sistemático. Los sueños de los científicos fueron el primer paso en las Leyes de Newton, la Teoría General y Especial de la Relatividad de Einstein y el sistema solar heliocéntrico de Copérnico que nombraba al sol, en lugar de la tierra, como el centro del sistema solar [2] .Esto era extremadamente desviado de la idea declarada por Aristóteles, los científicos llegaron a afirmar que el sistema heliocéntrico era sólo una hipótesis imaginaria [3].

«Copérnico» no tenía más que su imaginación y su punto de vista lógico sin ninguna observación práctica. No podía «imaginar» que la Tierra pudiera ser el centro de todo. La teoría de Copérnico (Sistema Solar Heliocéntrico) fue considerada como la más revolucionaria, después de mucho tiempo «Galileo Galilei» la demostró con su telescopio y Newton describió los movimientos de todo el universo con sus ecuaciones [4]. Este pensamiento imaginativo fue la piedra angular del primer avance del Renacimiento en Europa, la imaginación actuó como un caballo que tiró del tranvía del pensamiento en esa época hasta ahora.

Ejemplos de imaginación en la ciencia

Aunque la comunidad evolucionista quiere hacer creer al público la afirmación anterior, hay «un gran abismo abierto» entre la evolución y los hechos de la ciencia. ¿Cómo se puede salvar un abismo tan grande? Sólo utilizando la imaginación. Cada vez más, la macroevolución es vista como Dryden escribe en la Dedicatoria del Rey Arturo, «ese tipo de escritura de hadas que depende sólo de la fuerza de la imaginación».

La verdadera ciencia » … es una serie interconectada de conceptos y esquemas conceptuales que se han desarrollado como resultado de la experimentación y las observaciones» (Dr. James B. Conant, ex presidente de Harvard). La Enciclopedia Harper de la Ciencia describe el método científico como » … técnicas de observación controlada empleadas en la búsqueda del conocimiento». En otras palabras, la ciencia es el conocimiento obtenido principalmente a través de la observación, no de la especulación o la imaginación.

Podemos hacer conjeturas inspiradas, pero no sabemos con certeza qué propiedades físicas y químicas de la corteza del planeta, de su océano y de su atmósfera hicieron que fuera tan propicia la aparición repentina de la vida … » (Omni, noviembre de 1983, p. 58).