Ermita de san baudelio de berlanga

san baudelio – crónica de un expolio

Este conjunto de pinturas murales que adornaban el interior de la iglesia mozárabe de San Baudelio de Berlanga, de principios del siglo XI, fue retirado de los muros y exportado a Estados Unidos en 1926, donde se repartió entre diferentes instituciones. Las piezas de ese conjunto se exponen ahora en los museos de Boston e Indianápolis, y en el Museo de los Claustros de Nueva York. Los seis fragmentos formaban parte de la decoración del registro interior de la nave de la ermita de San Baudelio, así como del frente de la sillería del coro. Todos los temas eran profanos. Las composiciones son sencillas, con colores primarios, y las figuras son planas, con perfiles muy resumidos. La presente pieza se encontraba originalmente en el muro que recorre la plataforma al oeste del cuerpo de la ermita, junto al Oso (P7263), del que estaba separado por una banda de color que lo delimita y el resto de las pinturas profanas. Aquí, los fondos también varían, con el rojo para el elefante, y un color más claro para el oso. El elefante simboliza la humildad y se asocia con Cristo. Lleva un castillo a la espalda, que el texto medieval que explica el simbolismo animal, la Fisiología, asocia con los males y el sufrimiento de la humanidad. Acceso a los seis fragmentos: Elefante (P7264); Caza de la liebre (P7265); Caza del ciervo (P7268); Soldado o batidor (P7266); Cortina (P7267); Oso (P7263).

soria2 berlanga duero san baudelio

Construida a finales del siglo XI dedicada a San Baudelio, la ermita fue construida en estilo mozárabe. Esta ermita es la joya de la corona de la arquitectura prerrománica soriana. Su exterior es muy sencillo, sólo destaca la puerta de arco de herradura.

Consta de dos tramos rectangulares realizados con escombros; la puerta de entrada tiene un doble arco de herradura en las arquivoltas y jambas. En la parte posterior del ábside se encuentra una necrópolis rupestre medieval que contiene más de veinte tumbas con formas antropomórficas toscamente recortadas, algunas de las cuales están decoradas como si fueran panteones.

Ermita de san baudelio de berlanga del momento

Vista frontal de San Baudelio de Berlanga.La Ermita de San Baudelio de Berlanga es una iglesia de principios del siglo XI situada en Caltojar, en la provincia de Soria, Castilla y León, España, a 8 km al sur de Berlanga de Duero. Es un importante ejemplo de arquitectura mozárabe por sus peculiaridades, y fue construida en el siglo XI, en lo que entonces era la frontera entre tierras islámicas y cristianas[1] Está dedicada a San Baudilio o Baudel.

La construcción de la ermita se enmarca en el periodo de consolidación definitiva de los reinos cristianos en toda esta zona, que tiene lugar en torno al año 1060, cuando se produce la toma, por parte de Fernando I de León, de varias poblaciones entre las que se encuentra Berlanga.

Las leyendas sobre San Baudilio dicen que se ganó la corona del martirio tras predicar el evangelio a los habitantes del pueblo que celebraban el nacimiento de Júpiter, y que tras su ejecución por decapitación con un hacha, surgieron pozos en el lugar de su muerte. Se desconoce la relación directa que tuvo San Baudelio con esta capilla hecha en su honor, si es que la hubo, aunque el traslado del culto a San Baudelio a España fue probablemente el responsable de su creación. San Baudelio murió a finales del siglo III o en el siglo IV[3].

Ermita de san baudelio de berlanga 2022

Vista frontal de San Baudelio de Berlanga.La Ermita de San Baudelio de Berlanga es una iglesia de principios del siglo XI situada en Caltojar, en la provincia de Soria, Castilla y León, España, a 8 km al sur de Berlanga de Duero. Es un importante ejemplo de arquitectura mozárabe por sus peculiaridades, y fue construida en el siglo XI, en lo que entonces era la frontera entre tierras islámicas y cristianas[1] Está dedicada a San Baudilio o Baudel.

La construcción de la ermita se enmarca en el periodo de consolidación definitiva de los reinos cristianos en toda esta zona, que tiene lugar en torno al año 1060, cuando se produce la toma, por parte de Fernando I de León, de varias poblaciones entre las que se encuentra Berlanga.

Las leyendas sobre San Baudilio dicen que se ganó la corona del martirio tras predicar el evangelio a los habitantes del pueblo que celebraban el nacimiento de Júpiter, y que tras su ejecución por decapitación con un hacha, surgieron pozos en el lugar de su muerte. Se desconoce la relación directa que tuvo San Baudelio con esta capilla hecha en su honor, si es que la hubo, aunque el traslado del culto a San Baudelio a España fue probablemente el responsable de su creación. San Baudelio murió a finales del siglo III o en el siglo IV[3].