Santa comba de bande comentario

Exposición ‘excursão catedrática à neblina rosa’ nas

En Santa Eulalia de Bóveda el problema de la asignación cronológica de las fases constructivas se debe a que el tipo de decoración, de motivos pictóricos o la tipología del edificio presenta similitudes con otras arquitecturas pertenecientes a un amplio rango cronológico, desde el siglo III al IX, por lo que para conocer su verdadera cronología es necesario datar los materiales constructivos de cada una de las posibles fases. En 2008 se dataron ladrillos de varias fases constructivas (Blanco-Rotea et al. 2009). El resultado indicó que se trataba de ladrillos antiguos de origen romano. Los morteros de las juntas se dataron mediante OSL. Al tratarse de los primeros trabajos, ahora sabemos que la selección de la muestra no fue la correcta, ni la cantidad de la misma fue insuficiente para realizar los análisis necesarios. Los resultados proporcionaron edades relativamente modernas. Las muestras más antiguas pueden datarse en los siglos VII y IX, y todas las demás corresponden al periodo comprendido entre los siglos XIV y XVIII.

Xornal escolar a 25 12 21

Iglesia de época visigoda atribuida al siglo VII. Parece ser que formaba parte de un antiguo monasterio o cenobio. Comparte características con otras iglesias de la época, de las que hay pocas en Galicia.

Destaca el arco de herradura que separa el ábside de la nave central. Tiene poca decoración tanto en los muros como en los capiteles, dos de los cuales son de época romana. Estos sostienen el arco del ábside, cuyo recinto conservado tiene pinturas religiosas de la segunda mitad del siglo XVI. Una talla de San Torcuato preside el templo.

En el interior de la iglesia se conservan vestigios de la época romana: un altar que se utilizó posteriormente como ara, una piedra miliar partida de la época de Adriano que se utiliza como pila bautismal, una placa con relieves y un gran sarcófago de mármol atribuido a San Torcuato. En realidad, se desconoce su ocupante y se sospecha que pudo pertenecer al fundador de la iglesia.

Un príncipe de navidad 3: el bebé real | tráiler oficial | netflix

En 2007, parte del equipo que participó en este proyecto realizó un estudio del monumento que consistió en su documentación con un escáner 3D recuperando su volumetría general; la lectura de los paramentos que permitió identificar hasta 5 fases constructivas; o el estudio de sus morteros, para su caracterización y datación. Inicialmente sería un edificio abovedado, semienterrado y con una piscina que ocuparía la mayor parte del aula. En una segunda fase el salón se dividiría en tres naves, la piscina se haría más pequeña y el interior se decoraría con pinturas y placas de mármol. En una tercera fase, se construiría o renovaría una segunda planta utilizando algunos materiales romanos (Blanco-Rotea et al. 2009).

En Santa Eulalia de Bóveda el problema de la asignación cronológica de las fases constructivas se debe a que el tipo de decoración, de motivos pictóricos o la tipología del edificio presenta similitudes con otras arquitecturas pertenecientes a un amplio rango cronológico, desde el siglo III al IX, por lo que para conocer su verdadera cronología es necesario datar los materiales constructivos de cada una de las posibles fases. En 2008 se dataron ladrillos de varias fases constructivas (Blanco-Rotea et al. 2009). El resultado indicó que se trataba de ladrillos antiguos de origen romano. Los morteros de las juntas se dataron mediante OSL. Al tratarse de los primeros trabajos, ahora sabemos que la selección de la muestra no fue la correcta, ni la cantidad de la misma fue insuficiente para realizar los análisis necesarios. Los resultados proporcionaron edades relativamente modernas. Las muestras más antiguas pueden datarse en los siglos VII y IX, y todas las demás corresponden al periodo comprendido entre los siglos XIV y XVIII.

De s. bento das peras vizela até ao mar

¿Es Santa Comba de Bande la iglesia más antigua de Galicia? La pregunta es difícil de responder, pero este pequeño edificio, situado en la provincia de Ourense, es sin duda uno de los templos cristianos más antiguos de la Comunidad Autónoma.

El templo hunde sus raíces en el siglo VII (aunque podría haberse construido sobre otro anterior), es un gran ejemplo del estilo visigodo y fue abandonado tras la conquista musulmana de Hispania. Hacia finales del siglo IX fue reparada (es curioso pensar en una restauración de más de un milenio de antigüedad) y tenía un aspecto muy similar al actual. Sorprende saber que se creó como parte de un monasterio que albergaba tanto a monjas como a frailes, ya que su tamaño es, visto desde la perspectiva actual, muy modesto. Con forma de cruz griega, la nave principal, de planta cuadrada, se abre al exterior a través de unas pequeñas ventanas y se accede a ella mediante un arco de herradura sostenido por columnas de mármol. Es probable que procedan de un templo romano anterior y son un ejemplo más de elementos reutilizados del pasado en este singular edificio: los capiteles son también de época tardía, mientras que una de las capillas laterales conserva un altar de esa misma época.