El ayuntamiento y los habitantes de la calle Crespo intervienen para resolver los problemas de convivencia que sufren

El primer teniente de alcalde de Baena, Ramón Martín, y el asesor de servicios, José Gómez, fueron ayer a la calle Crespo número 10, para responder directamente a las necesidades de las familias que viven en esta comunidad de vecinos y que desde hace casi A los 10 años, se ven afectados por un problema de ocupación ilegal de viviendas, que afecta la convivencia de quienes están instalados de conformidad con la legislación.
Estas viviendas pertenecen a la Agencia Andaluza de Vivienda y Rehabilitación (AVRA), que gestiona la incorporación de los residentes a estas comunidades a través de un contrato de alquiler con derecho a compra y siempre bajo una serie de condiciones, que incluyen pago de las cuotas mensuales de estas viviendas de 250 euros y las facturas de electricidad, agua y comunidad.
21092 “style =” width: 413px “class =” wp-caption alignnone “> Casa ocupada en la calle Crespo. Foto: Ayuntamiento de Baena.
Después de los primeros ocho años de alquilar estas casas, AVRA solo está considerando la opción de convertirse en propietario, de adquirir la propiedad. Hace unos años, muchos residentes de esta comunidad dejaron sus hogares. Es a partir de este momento que la comunidad no ha dejado de sufrir múltiples ocupaciones de edificios por parte de los inquilinos, lo que dificulta la convivencia al no enfrentar los pagos.
Según lo informado por los propietarios, este conflicto se ha prolongado durante más de diez años, hasta el punto de que fueron los propios residentes quienes transfirieron a la delegación de Servicios la posibilidad de actuar en viviendas percibidas como vacías para dificultar Otra posible ocupación.
El ayuntamiento proporcionó materiales de construcción, la fragua y procedimientos administrativos simplificados para intervenir en las casas, mientras que los propietarios aprovecharon la oportunidad para mostrar completamente las instalaciones de esta comunidad de vecinos, que también incluye un garaje privado. con capacidad para 20 vehículos y que tiene su entrada por la calle Barbado.
Con esta revisión, también se planea colaborar en la instalación de una red de cámaras de seguridad y en la restauración del sistema de entrada automática en las viviendas, que actualmente no está en funcionamiento. Esta última acción la llevó a cabo el Ayuntamiento de Baena en colaboración con el gobierno andaluz a través de AVRA, poniendo sobre la mesa una aportación común de más de 5.000 euros.
Los residentes de esta comunidad inmobiliaria insistieron en que “lo único que pedimos es vivir en un lugar digno donde nuestros hijos crezcan con malos hábitos”, mientras que desde el ayuntamiento, mostraron su apoyo y agradecieron la colaboración del barrio.

Escribe un comentario