Acuerdo entre rusia y estados unidos

Relaciones entre rusia y ee.uu. 2020

El Tratado entre los Estados Unidos de América y la Federación Rusa sobre Reducciones Estratégicas Ofensivas (SORT), también conocido como el Tratado de Moscú, fue un tratado de reducción de armas estratégicas entre los Estados Unidos y Rusia que estuvo en vigor desde junio de 2003 hasta febrero de 2011, cuando fue sustituido por el Nuevo Tratado START. [En su momento, el SORT se posicionó como «un elemento importante de la nueva relación estratégica» entre los dos países[2] y ambas partes acordaron limitar su arsenal nuclear a entre 1.700 y 2.200 ojivas desplegadas operacionalmente cada una. Se firmó en Moscú el 24 de mayo de 2002. Tras su ratificación por el Senado estadounidense y la Duma estatal, el SORT entró en vigor el 1 de junio de 2003. Habría expirado el 31 de diciembre de 2012 si no hubiera sido sustituido por el Nuevo START. Cualquiera de las partes podía retirarse del tratado previa notificación por escrito a la otra con tres meses de antelación.

El SORT forma parte de una larga serie de tratados y negociaciones sobre desarme nuclear mutuo entre Rusia (y su predecesora, la Unión Soviética) y Estados Unidos, que incluye el SALT I (1969-1972), el Tratado ABM (1972), el SALT II (1972-1979), el Tratado INF (1987), el START I (1991), el START II (1993) y el Nuevo START (2010).

Wikipedia

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «START II» – noticias – periódicos – libros – académicos – JSTOR (abril de 2008) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El START II (Tratado de Reducción de Armas Estratégicas) fue un tratado bilateral entre Estados Unidos y Rusia sobre la reducción y limitación de las armas estratégicas ofensivas. Fue firmado por el presidente estadounidense George H. W. Bush y el presidente ruso Boris Yeltsin el 3 de enero de 1993,[1] prohibiendo el uso de vehículos de reentrada con objetivos múltiples independientes (MIRV) en los misiles balísticos intercontinentales (ICBM). De ahí que se le cite a menudo como el Acuerdo de Desmilitarización. A pesar de las negociaciones, nunca entró en vigor. Fue ratificado por el Senado estadounidense el 26 de enero de 1996 con una votación de 87-4. Aunque Rusia ratificó el START II el 14 de abril de 2000, se retiró del tratado el 14 de junio de 2002 en respuesta a la retirada de EEUU del Tratado ABM.

Wikipedia

El Tratado entre los Estados Unidos de América y la Federación Rusa sobre Reducciones Estratégicas Ofensivas (SORT, por sus siglas en inglés), también conocido como el Tratado de Moscú, fue un tratado de reducción de armas estratégicas entre los Estados Unidos y Rusia que estuvo en vigor desde junio de 2003 hasta febrero de 2011, cuando fue sustituido por el Nuevo Tratado START. [En su momento, el SORT se posicionó como «un elemento importante de la nueva relación estratégica» entre los dos países[2] y ambas partes acordaron limitar su arsenal nuclear a entre 1.700 y 2.200 ojivas operativas cada una. Se firmó en Moscú el 24 de mayo de 2002. Tras su ratificación por el Senado estadounidense y la Duma estatal, el SORT entró en vigor el 1 de junio de 2003. Habría expirado el 31 de diciembre de 2012 si no hubiera sido sustituido por el Nuevo START. Cualquiera de las partes podía retirarse del tratado previa notificación por escrito a la otra con tres meses de antelación.

El SORT forma parte de una larga serie de tratados y negociaciones sobre desarme nuclear mutuo entre Rusia (y su predecesora, la Unión Soviética) y Estados Unidos, que incluye el SALT I (1969-1972), el Tratado ABM (1972), el SALT II (1972-1979), el Tratado INF (1987), el START I (1991), el START II (1993) y el Nuevo START (2010).

Iniciar el tratado

Hace tiempo que debería haberse realizado un examen crítico de los errores de la política estadounidense en su relación con Rusia, así como de sus intenciones y capacidades durante las últimas décadas. Tres factores explican en gran medida este problema. Todos ellos siguen afectando al enfoque de los responsables políticos contemporáneos sobre una relación profundamente problemática con Moscú. Al desentrañar los supuestos analíticos que subyacen a estos conceptos erróneos, la administración del Presidente Joe Biden y otros importantes actores políticos estarán mejor equipados para asegurar que la política de Estados Unidos en el futuro se base en la comprensión más realista del reto que plantea Rusia y el tipo de herramientas adecuadas que Estados Unidos debe utilizar para enfrentarse a él.

El primer factor es la euforia persistente del periodo posterior a la Guerra Fría. Para muchos observadores occidentales, el colapso de la Unión Soviética y la implosión del poderío ruso demostraron la permanente superioridad de Estados Unidos. La percepción de que el declive de Rusia era tan profundo e irreversible que ya no podría resistirse a las iniciativas occidentales dificultó la aceptación de las reacciones de Moscú contra las políticas occidentales. Esto constituyó un problema especial cuando la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) llevó a cabo varias rondas de ampliación en la década de 1990 y principios de 2000 bajo el liderazgo de Estados Unidos. Los dirigentes estadounidenses ignoraron las objeciones de Rusia y subestimaron hasta dónde estaban dispuestos a llegar sus homólogos rusos para asegurar su país frente a las amenazas percibidas.