España en la tercera guerra mundial

Combatientes de la guerra civil española

Países del Tercer Mundo 2021¿Qué es un país del Tercer Mundo? Depende del momento histórico en que se formule la pregunta. El significado de “tercer mundo” ha evolucionado considerablemente desde que se utilizó por primera vez hace más de medio siglo.

Acuñado originalmente por el historiador francés Alfred Sauvy en 1952, “Tercer Mundo” formaba parte del sistema de etiquetas de “tres mundos” utilizado para describir las alianzas políticas de un país. Los países del “Primer Mundo” eran los países de la OTAN, mayoritariamente democráticos, como Estados Unidos, Japón y gran parte de Europa Occidental. Los países del “Segundo Mundo” eran los países del Bloque Comunista, incluyendo la Unión Soviética, China y sus aliados. Por último, los países del “Tercer Mundo” eran países que se mantenían neutrales y no se aliaban con ningún bando.

Sin embargo, ese significado cambió tras la caída de la Unión Soviética (y el fin de la Guerra Fría) a principios de la década de 1990. “Tercer Mundo” perdió su raíz política y pasó a referirse a los países económicamente pobres y no industrializados, así como a los países recientemente industrializados. Según esta definición modernizada, los países del Tercer Mundo son aquellos que presentan problemas económicos, sociales, políticos y medioambientales, como altos índices de pobreza, inestabilidad económica y falta de recursos humanos esenciales en comparación con el resto del mundo.

Quién ganó la guerra civil española

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Estado español bajo el mando de Francisco Franco adoptó la neutralidad como su política oficial de guerra. Esta neutralidad vaciló en ocasiones y la “neutralidad estricta” dio paso a la “no beligerancia” tras la caída de Francia en junio de 1940. Franco escribió a Adolf Hitler ofreciéndole unirse a la guerra el 19 de junio de 1940 a cambio de ayuda para la construcción del imperio colonial español[1] Más tarde, ese mismo año, Franco se reunió con Hitler en Hendaya para discutir la posible adhesión de España a las Potencias del Eje. La reunión no llegó a ninguna parte, pero Franco ayudó al Eje -cuyos miembros, Italia y Alemania, le habían apoyado durante la Guerra Civil española (1936-1939)- de diversas maneras.

Leer más  Que tiempo hace en portugal en noviembre

A pesar de la simpatía ideológica, Franco incluso estacionó ejércitos de campaña en los Pirineos para disuadir la ocupación del Eje en la Península Ibérica. La política española frustró las propuestas del Eje que habrían animado a Franco a tomar Gibraltar, controlado por los británicos[2] Gran parte de la razón de la reticencia española a unirse a la guerra se debió a la dependencia de España de las importaciones de Estados Unidos. España aún se estaba recuperando de su guerra civil y Franco sabía que sus fuerzas armadas no podrían defender las Islas Canarias y el Marruecos español de un ataque británico[3].

Loading...

Península ibérica

A menudo se dice que la Organización del Tratado del Atlántico Norte se fundó como respuesta a la amenaza que suponía la Unión Soviética. Esto es cierto sólo en parte. En realidad, la creación de la Alianza formaba parte de un esfuerzo más amplio para servir a tres propósitos: disuadir el expansionismo soviético, prohibir el resurgimiento del militarismo nacionalista en Europa mediante una fuerte presencia norteamericana en el continente y fomentar la integración política europea.

Tras la Segunda Guerra Mundial, gran parte de Europa quedó devastada de una forma que ahora resulta difícil de imaginar. Aproximadamente 36,5 millones de europeos habían muerto en el conflicto, 19 millones de ellos civiles. Los campos de refugiados y el racionamiento dominaban la vida cotidiana. En algunas zonas, la tasa de mortalidad infantil era de uno de cada cuatro. Millones de huérfanos vagaban por los cascos quemados de las antiguas metrópolis. Sólo en la ciudad alemana de Hamburgo, medio millón de personas se quedaron sin hogar.

Leer más  Fotos de pandilleros en el salvador

Además, los comunistas, con la ayuda de la Unión Soviética, amenazaban a los gobiernos elegidos en toda Europa. En febrero de 1948, el Partido Comunista de Checoslovaquia, con el apoyo encubierto de la Unión Soviética, derrocó al gobierno democráticamente elegido en ese país. Luego, como reacción a la consolidación democrática de Alemania Occidental, los soviéticos bloquearon el Berlín Occidental controlado por los aliados en un intento de consolidar su control sobre la capital alemana. El heroísmo del puente aéreo de Berlín proporcionó a los futuros aliados cierto consuelo, pero las privaciones siguieron siendo una grave amenaza para la libertad y la estabilidad.

Guerra… española

El gobierno español mantuvo una política de neutralidad benévola hacia las potencias de la Entente durante la Primera Guerra Mundial. Los gabinetes liberal y conservador decidieron que era la única posición coherente con las relaciones tradicionalmente amistosas de su país con Gran Bretaña y Francia.

La neutralidad sigue siendo un tema poco estudiado dentro de la historiografía de la Primera Guerra Mundial. En concreto, el papel de los neutrales periféricos requiere mucha investigación para producir una imagen completa de la dinámica de la guerra total más allá de los principales puntos de conflicto. Las potencias neutrales de Europa no podían defender su integridad territorial y su soberanía nacional contra las presiones de la guerra en las mismas condiciones que los países beligerantes. En la Europa meridional y mediterránea, Italia, Portugal y Grecia no se aferraron al estatus de neutralidad, lo que convirtió a España en la excepción. España no sólo mantuvo su neutralidad sino que reforzó sus vínculos diplomáticos con los Aliados.

Leer más  Fotos de patrullas de estados unidos

A partir de 1902, el gobierno liberal español sometió sus ambiciones nacionales en Marruecos a un acuerdo trilateral con Francia y Gran Bretaña. Además, la economía española dependía en gran medida de Gran Bretaña y Francia. Entre 1910 y 1913, las importaciones españolas por país de origen procedían de Francia (15,8%), Gran Bretaña (17,7%) y Alemania (9,9%). Del mismo modo, los principales destinos de las exportaciones fueron Francia (24,9%), Gran Bretaña (21,4%) y Alemania (5,9%). Por estos motivos, a pesar del Real Decreto de Neutralidad del 4 de agosto de 1914, el gabinete del conservador Eduardo Dato (1856-1921) informó extraoficialmente a los británicos de que España mostraría una “neutralidad benévola” hacia el bando aliado.