Feministas queman libros en mexico

Qué simboliza la quema de libros

Esta lista contiene posiblemente investigaciones originales. Por favor, mejórela verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en investigaciones originales deben ser eliminadas. (Septiembre 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Alrededor del año 600 a.C., Jeremías de Anatot escribió que el rey de Babilonia destruiría la tierra de Judá. Como se relata en Jeremías 36, el rollo de Jeremías fue leído ante Joacim, rey de Judá, en presencia de importantes funcionarios; el rey Joacim destruyó el rollo en un incendio, y luego trató de hacer arrestar a Jeremías.

El filósofo griego clásico Protágoras (c. 490 – c. 420 a.C.) era partidario del agnosticismo, y escribió en una obra, hoy perdida, titulada Sobre los dioses: «En cuanto a los dioses, no tengo forma de saber si existen o no o de qué clase pueden ser, debido a la oscuridad del tema y a la brevedad de la vida humana». Citas de sus obras fueron incrustadas en las obras de autores posteriores[1].

Se dice que al filósofo Platón le desagradaba mucho su colega Demócrito y que quería quemar todos sus libros. Aristoxeno, en sus Notas Históricas, afirma que «Platón deseaba quemar todos los escritos de Demócrito que pudiera reunir»[a] En su propia vida, Platón no estaba en condiciones de destruir todas las copias de los escritos de su rival, pero el propósito de Platón se logró en gran medida a través de las decisiones tomadas por los escribas en tiempos clásicos posteriores. Los propios escritos de Platón se copiaban con frecuencia y, a diferencia de casi todos sus contemporáneos filosóficos, se cree que la obra completa de Platón ha sobrevivido intacta durante más de 2.400 años[4]. Por el contrario, no se ha conservado ningún escrito de Demócrito y sólo se conocen fragmentos de su vasta obra[5]. Aun así, estos fragmentos son suficientes para que muchos consideren a Demócrito como «el padre de la ciencia moderna»[6].

Quema de libros edad oscura

En el aniversario de dos terremotos mortales, las mujeres marcharon en la Ciudad de México el 19 de septiembre de 2019 para protestar por décadas de creciente violencia contra las mujeres. En agosto, dos presuntas violaciones de adolescentes por parte de la policía incitaron a las manifestantes a marchar en la capital.

En México, donde nueve mujeres son asesinadas cada día, la ira femenina va en aumento.  El mes pasado, después de que una adolescente acusara a cuatro policías de haberla violado en su coche patrulla, esa ira estalló. Las feministas indignadas de Ciudad de México rociaron al ministro de seguridad de la ciudad con chispas rosas, y días después pintaron el monumento más emblemático de la capital. «Terremoto feminista», llamaron a otra jornada de manifestaciones este mes: «Terremoto feminista».

A veces vemos la ira justa como algo ennoblecedor, y otras veces, lo contrario. Las feministas de Ciudad de México protestan contra la violencia de género, pero también provocan un debate sobre cómo impulsar el cambio.

Les llamaron vándalos y provocadores, pero a Irinea Buendía no le importó. Ella pensaba en Mariana, cantando por el fin de la violencia de género en México, con una foto de su hija asesinada colgada de un cordón en el cuello.Esta última manifestación de mujeres se organizó bajo el hashtag #terremotofeminista y se convocó de forma polémica el 19 de septiembre, día en que la ciudad conmemora dos de sus terremotos más mortíferos. Pero fue sólo una de las que ha cobrado fuerza -y reacción- aquí en las últimas semanas.

Dónde se queman los libros

Esta lista contiene posiblemente investigaciones originales. Por favor, mejórela verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en investigaciones originales deben ser eliminadas. (Septiembre 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Alrededor del año 600 a.C., Jeremías de Anatot escribió que el rey de Babilonia destruiría la tierra de Judá. Como se relata en Jeremías 36, el rollo de Jeremías fue leído ante Joacim, rey de Judá, en presencia de importantes funcionarios; el rey Joacim destruyó el rollo en un incendio, y luego trató de hacer arrestar a Jeremías.

El filósofo griego clásico Protágoras (c. 490 – c. 420 a.C.) era partidario del agnosticismo, y escribió en una obra, hoy perdida, titulada Sobre los dioses: «En cuanto a los dioses, no tengo forma de saber si existen o no, o de qué clase pueden ser, debido a la oscuridad del tema y a la brevedad de la vida humana». Citas de sus obras fueron incrustadas en las obras de autores posteriores[1].

Se dice que al filósofo Platón le desagradaba mucho su colega Demócrito y que quería quemar todos sus libros. Aristoxeno, en sus Notas Históricas, afirma que «Platón deseaba quemar todos los escritos de Demócrito que pudiera reunir»[a] En su propia vida, Platón no estaba en condiciones de destruir todas las copias de los escritos de su rival, pero el propósito de Platón se logró en gran medida a través de las decisiones tomadas por los escribas en tiempos clásicos posteriores. Los propios escritos de Platón se copiaban con frecuencia y, a diferencia de casi todos sus contemporáneos filosóficos, se cree que la obra completa de Platón ha sobrevivido intacta durante más de 2.400 años[4]. Por el contrario, no se ha conservado ningún escrito de Demócrito y sólo se conocen fragmentos de su vasta obra[5]. Aun así, estos fragmentos son suficientes para que muchos consideren a Demócrito como «el padre de la ciencia moderna»[6].

Tomecide

Esta lista contiene posiblemente investigaciones originales. Por favor, mejórela verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en investigación original deben ser eliminadas. (Septiembre 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Alrededor del año 600 a.C., Jeremías de Anatot escribió que el rey de Babilonia destruiría la tierra de Judá. Como se relata en Jeremías 36, el rollo de Jeremías fue leído ante Joacim, rey de Judá, en presencia de importantes funcionarios; el rey Joacim destruyó el rollo en un incendio, y luego trató de hacer arrestar a Jeremías.

El filósofo griego clásico Protágoras (c. 490 – c. 420 a.C.) era partidario del agnosticismo, y escribió en una obra, hoy perdida, titulada Sobre los dioses: «En cuanto a los dioses, no tengo forma de saber si existen o no, o de qué clase pueden ser, debido a la oscuridad del tema y a la brevedad de la vida humana». Citas de sus obras fueron incrustadas en las obras de autores posteriores[1].

Se dice que al filósofo Platón le desagradaba mucho su colega Demócrito y que quería quemar todos sus libros. Aristoxeno, en sus Notas Históricas, afirma que «Platón deseaba quemar todos los escritos de Demócrito que pudiera reunir»[a] En su propia vida, Platón no estaba en condiciones de destruir todas las copias de los escritos de su rival, pero el propósito de Platón se logró en gran medida a través de las decisiones tomadas por los escribas en tiempos clásicos posteriores. Los propios escritos de Platón se copiaban con frecuencia y, a diferencia de casi todos sus contemporáneos filosóficos, se cree que la obra completa de Platón ha sobrevivido intacta durante más de 2.400 años[4]. Por el contrario, no se ha conservado ningún escrito de Demócrito y sólo se conocen fragmentos de su vasta obra[5]. Aun así, estos fragmentos son suficientes para que muchos consideren a Demócrito como «el padre de la ciencia moderna»[6].