Gobiernos de extrema derecha en el mundo

la derecha en la india

De Brasil a Estados Unidos, de Hungría a Nueva Zelanda, las ideas y grupos de extrema derecha suponen una grave amenaza para las sociedades democráticas. En este contexto, el apoyo que sigue recibiendo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de parte de su base, a pesar de la caída de sus cifras de aprobación y de los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, refleja la evolución continua de una amenaza global. Como destacó la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Arden, después de que un terrorista de derechas matara a más de 50 personas en un par de mezquitas de su país, “no hay duda de que las ideas y el lenguaje de la división y el odio han existido durante décadas, pero su forma de distribución, las herramientas de organización… son nuevas.” Si hay alguna esperanza de reparar esas divisiones y avanzar en la igualdad, el estado de derecho, una sociedad civil inclusiva y el respeto a los derechos humanos, Estados Unidos necesita trabajar con otros países y organizaciones multilaterales para construir una coalición que combata el crecimiento y la propagación del extremismo de derechas.

Casi 20 años después de los atentados del 11-S y el posterior lanzamiento de lo que los líderes estadounidenses denominaron “guerra global contra el terror”, el mundo se encuentra ante una nueva amenaza. A lo largo de las décadas de 2000 y 2010, mientras la comunidad internacional se centraba en Al Qaeda, el Estado Islámico y otros grupos que defendían una determinada interpretación del Islam para justificar su terrorismo, el extremismo de derechas crecía en todo el mundo. Las plataformas de medios sociales y las salas de chat ofrecieron importantes medios para que la gente compartiera ideas, se conectara y aprendiera de los demás, independientemente de su ubicación geográfica, facilitando conexiones que de otro modo habrían sido difíciles de formar.

líderes populistas

No está claro cuál será el impacto de la actual oleada populista para el futuro de Europa. En marzo de 2018, los partidos populistas han conseguido más de la mitad de los votos en solo cuatro países de la Unión Europea. Los propios partidos son percibidos negativamente por gran parte de la población junto con muchas figuras populistas, como Nigel Farage, Marine le Pen y Geert Wilders. También hay indicios de una división generacional, ya que los votantes más jóvenes son más propensos a haber votado por la permanencia en el referéndum del Brexit, o a considerar impopulares a figuras como Boris Johnson. Los jóvenes europeos que se sienten atraídos por las ideologías populistas tienen más probabilidades de ser de izquierdas que de derechas.

Dado que la confianza en las instituciones sigue siendo baja en algunos de los principales países europeos, es probable que el atractivo del populismo continúe en el futuro inmediato. Queda por ver si ganan o no más poder o si son capaces de alcanzar sus objetivos una vez establecidos.

No está claro cuál será el impacto de la actual oleada populista para el futuro de Europa. Hasta marzo de 2018, los partidos populistas han conseguido más de la mitad de los votos en solo cuatro países de la Unión Europea. Los propios partidos son percibidos negativamente por gran parte de la población junto con muchas figuras populistas, como Nigel Farage, Marine le Pen y Geert Wilders. También hay indicios de una división generacional, ya que los votantes más jóvenes son más propensos a haber votado por la permanencia en el referéndum del Brexit, o a considerar impopulares a figuras como Boris Johnson. Los jóvenes europeos que se sienten atraídos por las ideologías populistas tienen más probabilidades de ser de izquierdas que de derechas.

Loading...

política de derechas en el reino unido

Los ejemplos y la perspectiva de este artículo se refieren principalmente a Europa y Estados Unidos y no representan una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, discutir el tema en la página de discusión o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Julio 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Este artículo utiliza URLs desnudas, que pueden estar amenazadas por la putrefacción de enlaces. Por favor, considera convertirlas en citas completas para asegurar que el artículo siga siendo verificable y mantenga un estilo de citación consistente. Hay varias plantillas y herramientas disponibles para ayudar a formatear, como reFill (documentación). (Agosto 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El populismo de derechas, también llamado nacionalpopulismo y nacionalismo de derechas,[1][2][3] es una ideología política que combina la política de derechas con la retórica y los temas populistas. La retórica suele consistir en sentimientos antielitistas, en oposición al establishment y en dirigirse a la “gente común”. Tanto el populismo de derechas como el de izquierdas se oponen a la percepción del control de las democracias liberales por parte de las élites; sin embargo, el populismo de izquierdas también se opone al poder de las grandes corporaciones y sus aliados, mientras que el populismo de derechas normalmente apoya fuertes controles sobre la inmigración[4][5].

brújula política del populismo de derechas

El principal ámbito político de la extrema derecha contemporánea son los escenarios nacionales. La mayoría de los actores de extrema derecha se presentan a las elecciones nacionales, se organizan en torno a líderes nacionales reconocidos y se movilizan en torno a (supuestos) valores y cuestiones nacionales. El ejemplo prototípico de estos partidos es el Rassemblement National francés, o Agrupación Nacional, bajo el mando de Marine Le Pen (anteriormente Front National fundado por Jean-Marie Le Pen), pero ejemplos más recientes incluyen a Vox y su líder Santiago Abascal en España, y la Aliança pelo Brasil (Alianza por Brasil) de Jair Bolsonaro.

Si bien la política nacional sigue siendo un canal principal de movilización, la extrema derecha también influye en los ámbitos supranacional y transnacional. Partidos como la Agrupación Nacional y el Partido Popular Danés, por ejemplo, han aprovechado las instituciones supranacionales, como el Parlamento Europeo, para establecer vínculos y asociaciones internacionales [12]. [12] Además, en los últimos años se ha producido un resurgimiento de la movilización transnacional contra los inmigrantes y los refugiados, a través de la rápida difusión de la red identitaria paneuropea, la emulación de los mítines de PEGIDA fuera de Alemania y el aumento de las patrullas callejeras ciudadanas siguiendo el modelo nórdico de los Soldados de Odín[13]. Por último, ciertas narrativas de extrema derecha, en particular el supremacismo blanco y masculino, han trascendido las fronteras nacionales para convertirse efectivamente en transnacionales. Las redes mundiales, como el llamado movimiento “contra la yihad”, se han beneficiado especialmente de la creciente disponibilidad de espacios en línea[14] que permiten una mayor conectividad entre los actores de extrema derecha y los individuos islamófobos, que se extiende desde Europa hasta América del Norte y Asia[15].

Leer más  Causas del conflicto de israel y palestina