ITV de Baena reanuda operaciones tras cierre por alarma

El ITV Baena, ubicado en el área industrial “Los Llanos” y administrado por la empresa pública Verificaciones Industriales de Andalucía, SA (VEIASA), dependiente del Ministerio de Hacienda, Industria y Energía, regresó el lunes 11 Mayo, para prestar sus servicios, luego de la suspensión de todas las actividades andaluzas de ITV, luego del decreto del estado de alerta para la gestión de la Crisis de Salud COVID-19.
Sin embargo, en este retorno a la actividad, solo se incluyen las estaciones ubicadas en las provincias que pasan a la fase 1 decretada por el gobierno central, por lo que se excluyen las instalaciones en Málaga y Granada.
Durante todo este tiempo, las 70 estaciones fijas ITV y las 16 unidades móviles que gestiona la empresa en Andalucía han dejado de realizar un total de 654.852 inspecciones, 65.129 correspondientes a la provincia de Córdoba. Estas cifras incluyen todos los vehículos que deberían haber pasado la inspección entre el 16 de marzo y el 10 de mayo, incluidos los que pasan por primera vez.
Para evitar el colapso de las estaciones de ITV en toda España, donde aún no se han inspeccionado más de tres millones de vehículos, el gobierno establecerá una moratoria en todas estas fechas de vencimiento, lo que resultará en una extensión del tiempo para pasar el ITV por más de un mes, una fecha que aumentará de acuerdo con la semana del estado de alarma en el que ha expirado la inspección.
VEIASA ha preparado un plan de emergencia que asumirá todas las inspecciones pendientes, tanto las que se hayan acumulado durante el estado de alarma como las que se incorporarán en fechas futuras, con las cuales se espera que volver a la normalidad dentro de uno dentro de los cinco meses.
Con este fin, ha implementado una serie de medidas destinadas a aumentar la capacidad de producción en las estaciones de ITV, siempre considerando medidas de seguridad estrictas para evitar la posible propagación del coronavirus y en estrecha colaboración con la representación sindical.
La medida principal que se implementará en las estaciones será la de un nuevo modelo de frecuencia de inspección de vehículos, hasta ahora basado en parámetros de tiempo. A partir de esta semana, los análisis se realizarán en racha, es decir, uno tras otro de forma continua, lo que aumentará significativamente el número de revisiones.
En términos de prevención, las medidas tomadas para comenzar la actividad apuntan a proteger la salud de los clientes y el personal de VEIASA. De esta forma, se instalaron pantallas protectoras en todas las estaciones de servicio al cliente para evitar posibles contagios y se distribuyeron máscaras a todos los trabajadores. En este sentido, será obligatorio que los clientes vayan al ITV con una máscara sin válvula.
Además, los clientes solo serán atendidos con cita previa. Con esta medida, las colas en las estaciones desaparecerán, porque nadie podrá asistir sin una cita. En el mismo espíritu, y para evitar multitudes, el número de clientes en las oficinas será limitado.
Por otro lado, y en términos de organización del trabajo, las directrices del nuevo Manual de Procedimiento se seguirán en las estaciones especiales ITV COVID-19, que el Ministerio ha publicado temporalmente y que implican cambios en los procedimientos.
La novedad es que, para limitar posibles infecciones, el personal de inspección no tendrá que acceder al interior del vehículo. El conductor será responsable de revisar los puntos siguiendo las instrucciones de los operadores de ITV.
También se prevé la exención temporal de la lectura de OBD para la prueba de emisión de gas (excepto en camiones diésel Euro VI o en caso de imposibilidad de medición física), que desde septiembre de 2018 es obligatorio en todos los vehículos ligeros Euro 5 y Euro 6 y en el pesado Euro VI, gracias al sistema de diagnóstico a bordo.

Escribe un comentario