La crisis del coronavirus aumenta el voluntariado de la Cruz Roja en Baena

La crisis causada por la pandemia de coronavirus ha alimentado la solidaridad de la población Baen, así como la del resto de la provincia de Córdoba, como lo demuestra el notable aumento en el número de incorporaciones al voluntariado registradas en los últimos meses por la Cruz. Rojo la provincia, porque más de 600 personas decidieron registrarse como voluntarios para la entidad en la primera mitad del año, un crecimiento del 70% en comparación con el mismo período en 2019.
Tal auge de la solidaridad también trajo un récord histórico para la institución humanitaria en la provincia de Córdoba que, por primera vez, superó la barrera de 5.000 voluntarios, cuyo trabajo ahora se centra principalmente en el plan #CruzRojaResponde.
Específicamente en Baena, durante este período un total de 19 personas se unieron al grupo de voluntarios, llevando a 315 el número total de colaboradores con la Asamblea Local de la Cruz Roja, siendo el tercer municipio de Córdoba con el El mayor número de voluntarios, después de la capital cordobesa, con 3.279 personas y 450 incorporaciones recientes, y Puente Genil, con 43 nuevos voluntarios para un total de 404.
En otros municipios de Córdoba donde la Cruz Roja tiene una asamblea, hasta nueve en total, la participación de los ciudadanos se reflejó en las siguientes cifras: en Lucena hubo 23 adiciones para un censo mundial de 151 voluntarios, los 18 nuevos voluntarios de Pozoblanco suman 101 en total, los 14 altos de Palma del Río elevan el número total a 158 y los 13 de Montilla completan en 117 el censo de su asamblea local.
Un poco menos en número, pero igualmente importante, es el apoyo que se encuentra en otras asambleas, como el distrito del Valle del Guadiato, donde se registraron nueve salidas para un censo total de 188 voluntarios; Rute, donde también hubo nueve adiciones, llegó a 83; Hinojosa del Duque y Priego de Córdoba, con seis nuevos voluntarios cada uno, realizan sus censos con 110 y 107 personas respectivamente; y Villanueva de Córdoba, donde una nueva persona se unió en el primer semestre, llegó a 45 voluntarios.
En términos comparativos, analizando el primer semestre de 2019 y 2020, observamos que si hace un año, 358 ciudadanos cordobeses decidieron, entre enero y junio, dedicar parte de su tiempo a la organización, este año ellos fueron 612; y si hace doce meses el censo de voluntarios de la Cruz Roja en la provincia era de 4.231 personas, para el 30 de junio esta cifra había aumentado a 5.058 personas.
En este sentido, la presidenta provincial de la Cruz Roja, Cándida Ruiz, destacó que “ya sabíamos que la sociedad cordobesa es particularmente generosa, como se ha demostrado en múltiples situaciones de emergencia, pero la respuesta que ella dio nos ofrece estos últimos meses está siendo espectacular, y solo podemos agradecerle de todo corazón por su compromiso ”.
En cuanto al perfil de las personas que han decidido unirse al voluntariado durante estos primeros seis meses del año, la mayoría son mujeres con 372 adiciones contra 240 hombres y de 18 a 30 años.
Esta nueva manifestación de solidaridad de la población cordobesa será esencial para la segunda fase de la operación especial organizada por la institución humanitaria contra Covid-19, el plan llamado “ La Cruz Roja responde a la recuperación ”, que tendrá lugar hasta ” al final del año y cubre áreas transversales que van desde emergencias o socorro, atención médica, educación, inclusión social, apoyo psicosocial, medio ambiente o mejorar el acceso al empleo, entre otras intervenciones.
Precisamente, la promoción de la integración profesional es una de las prioridades de esta “segunda fase” de la respuesta de la Cruz Roja, porque, como explica Cándida Ruiz, “ahora las necesidades vinculadas a la pérdida de empleo aumentar, por lo que estamos recurriendo a acciones de información, orientación y capacitación, además de mantener ayudas básicas como la distribución de alimentos ”.
“Pero aún queda mucho por hacer”, según el presidente provincial de la Cruz Roja, “porque la situación en la que se encuentran las familias requiere cuidados y trabajo continuo a lo largo del tiempo; No tiene una respuesta de uno o dos días, pero requiere una intervención continua y complementaria de diferentes áreas. Y sin duda, el voluntariado, el motor real de esta entidad, jugará un papel clave en esta respuesta a la crisis causada por Covid-19 ”.

Escribe un comentario