Las oficinas de SAE ofrecieron más de 21,159 empleos en 2019 –

El viceministro de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Miguel Ángel García, acompañado por el delegado territorial de este consejo, Ángel Herrador, presentó ayer en Córdoba el “ Plan maestro para la organización de las políticas de empleo y relaciones laborales en Andalucía ‘y los resultados del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) durante el año 2019 en la provincia de Córdoba.

Según explicó el Delegado de Empleo, durante el año pasado, “se han ofrecido 21.159 empleos en la provincia de Córdoba, materializando los contratos de 20.134 candidatos, lo que representa una cobertura del 95%” Por lo tanto, enfatizó el desempeño de los trabajadores que conforman las 28 agencias de empleo en la provincia y “la profesionalidad de los funcionarios públicos” que conforman esta agencia SAE, adscrita al Ministerio de Empleo, Capacitación y Trabajo por cuenta propia.

Con respecto a la intermediación laboral, además de las ofertas y las más de 337,000 solicitudes de renovación, el delegado subrayó el intenso trabajo que los técnicos han desarrollado para los reclamantes, porque “en promedio mensualmente, tienen atendió a 1,355 demandantes laborales en cada oficina ”.
Luego del balance de SAE en Córdoba, el Viceministro de Empleo, Capacitación y Autoempleo, Miguel Ángel García, presentó el Plan Maestro para la gestión de las políticas de empleo y relaciones laborales, un Documento estratégico del Ministerio cuyo objetivo es ampliar y mejorar el diseño y la gestión de los servicios y políticas de empleo activo para que sean efectivos para la sociedad andaluza. “Este plan establece los pilares para un mayor desarrollo de acciones específicas en los diferentes poderes atribuidos al ministerio”, dijo García.
El documento, estructurado en cinco capítulos, comienza con un análisis de la situación inicial, teniendo en cuenta el estancamiento en los últimos 25 años, de variables tan importantes como el PIB per cápita (alrededor del 75% del promedio nacional); la tasa de desempleo estructural (20% de la población activa, siete puntos por encima del promedio nacional) o la existencia de un patrón productivo concentrado en exceso en sectores económicos con menor valor agregado.
El análisis anterior también refleja problemas estructurales como el alto desempleo entre los jóvenes, la temporalidad, el desempleo a largo plazo o el bajo nivel de educación de la población, advirtiendo sobre el riesgo de “desempleo crónico” con datos como el 50% de las personas en edad laboral no han completado la educación secundaria obligatoria.
El bajo nivel de intermediación del servicio público de empleo se agrega a este capítulo de análisis anterior; el bajo rendimiento en el uso de recursos financieros externos, como lo demuestra la pérdida de 1.319 millones de euros en fondos de la Conferencia Sectorial de Empleo durante el período 2012-2018; o una cultura inexistente de evaluar los resultados de las políticas aplicadas.

Escribe un comentario