Ayuntamiento de Baena renueva convenio con Junta Directiva para atender a familias con menores en riesgo de exclusión – Baena Televisión

El Ayuntamiento de Baena y la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía han renovado el convenio de colaboración para la financiación de Equipos de Tratamiento Familiar (ETF) con menores en situación de riesgo o desprotección. El acto de firma tuvo lugar el pasado viernes en Córdoba, en presencia de la concejala de Servicios Sociales, Lidia Pozo, en representación del Ayuntamiento de Baena.
Este acuerdo supondrá una inversión para Baena en 2021 de 88.806 euros, mientras que a nivel provincial será un total de 1,3 millones de euros que beneficiarán a nueve entidades locales – Baena, Cabra, Córdoba, Lucena, Montilla, Palma del Río, Priego Córdoba y Puente Genil- además de la Diputación y atenderá a más de 566 familias y 1.135 menores.
Durante el acto de firma, el delegado territorial de Igualdad, Antonio López, acompañado del presidente de la institución provincial, Antonio Ruiz; el presidente de IPBS, Francisco Ángel Sánchez; y representantes de municipios con más de 20.000 habitantes de la provincia de Córdoba, explicaron que este convenio abunda en el reconocimiento de la familia como institución fundamental para el desarrollo de la persona incluida en la nueva ley de infancia, ya en proceso parlamentario tras salvarse. toda la enmienda con el apoyo de la mayoría de la Cámara.
López detalló que esta norma tiene, entre otros objetivos, “orientar las políticas públicas para brindar una atención integral a los menores, atendiendo sus necesidades físicas, pero también psicológicas, emocionales, sociales e incluso del propio entorno”.
Los programas de tratamiento familiar tienen un doble propósito: por un lado, eliminan y detienen el comportamiento abusivo, y por otro, buscan establecer y promover comportamientos positivos en las relaciones familiares. El tratamiento a realizar tiene como objetivo promover un funcionamiento autónomo e independiente de la familia, dotándola de habilidades suficientes para que ésta alcance la plena autonomía en la resolución de problemas futuros.
“Se trata de brindar a las familias un recurso específico e inclusivo que les permita adquirir pautas de rehabilitación, para que puedan compensar la situación de riesgo o desprotección que afecta, directa o indirectamente, el bienestar. Ser menores de edad”. explica Antonio López.
La labor preventiva de los equipos de salud, realizada con criterios de atención individualizada y proximidad, ha hecho posible en los últimos años que se hayan propuesto medidas de protección para menos del 5% de los niños, niñas y adolescentes atendidos por este servicio en la comunidad.
El delegado territorial destacó la labor del programa de tratamiento familiar para “proteger a los niños en situación de vulnerabilidad”. “Es un recurso que constituye un pilar fundamental de prevención y de apoyo a la ciudadanía para obtener mejores condiciones de vida, porque tiene como objetivo la preservación de la familia, para que los niños puedan continuar con sus familias ante situaciones de riesgo y desprotección ”, enfatizó.
López también agradeció el esfuerzo y la dedicación de los Equipos de Tratamiento Familiar (ETF) que, a pesar del encierro y la pandemia, “continuaron monitoreando a las familias para brindarles apoyo emocional, acompañamiento y asesoría sobre los diversos recursos que el ministerio pone a disposición. familias, como ingresos mínimos para la integración social, pensiones no contributivas, ayudas económicas a las familias o tarjetas billetera ”.
Los programas de tratamiento familiar tienen un doble propósito: por un lado, eliminan y detienen el comportamiento abusivo, y por otro, buscan establecer y promover comportamientos positivos en las relaciones familiares. El tratamiento a realizar tiene como objetivo promover un funcionamiento autónomo e independiente de la familia, dotándola de habilidades suficientes para que ésta alcance la plena autonomía en la resolución de problemas futuros.
“Se trata de brindar a las familias un recurso específico e integrador que les permita adquirir pautas de rehabilitación, para que puedan compensar la situación de riesgo o desprotección que afecta, directa o indirectamente, el bienestar. Ser menores de edad”, porque como detalló Antonio López, “la familia juega un papel fundamental en el desarrollo del niño por los lazos afectivos que allí se establecen, por lo que el esfuerzo y compromiso de las administraciones para satisfacer y preservar este derecho del niño es muy importante. Y los adolescentes a una protección que garantice su desarrollo integral como personas dentro de una familia, preferiblemente con sus padres ”.
Además, esta acción es fundamental en los casos que involucran medidas de protección que impliquen la separación del menor de su entorno familiar, ya que permite el regreso a la familia de origen. La reagrupación familiar es, por tanto, la alternativa prioritaria y más adecuada para los menores, priorizando siempre su interés superior.

Escribe un comentario