La españa vacia sergio del molino

wgoscharmozinhodacha

Sergio El Molino Molina ( Madrid , 16 de agosto de 1979 ) [ 1 ] es un escritor y periodista español, autor entre otras obras de la España vacía , un ensayo que abrió un debate social y político sobre la despoblación y el efecto que el abandono del mundo rural ha tenido en el imaginario colectivo de los españoles.

En 2009 debutó con el volumen de relatos Malas influencias (Tropo Editores), y ese mismo año publicó el ensayo Soldados en el jardín de la paz (Prames), una investigación, en clave de reportaje periodístico, sobre la colonia alemana instalada en Zaragoza , ciudad en la que reside. En 2011 apareció El restaurante favorito de Nina Hagen (Anorak Ediciones), una antología de crónicas y piezas periodísticas en clave personal. [ 2 ]

La publicación, en 2012, de su primera novela, No habrá más enemigo (Tropo Editores), supuso un primer salto cualitativo en su carrera literaria. Bien recibida por la crítica, la obra fue uno de los diez títulos más recomendados por los libreros españoles CEGAL en mayo de 2012. [ 3 ]

hmidabj

La mirada de los peces comienza como un libro sobre este carismático profesor, defensor a ultranza de la educación pública, de la separación de la Iglesia y el Estado y de la muerte digna, para luego convertirse en un diálogo con el pasado y la memoria del propio autor, que recuerda una adolescencia llena de rabia, ruido y violencia en el barrio pobre de Zaragoza del que siempre planeó escapar.

En este diálogo “entre el pasado y el presente, escrito desde una primera persona en la que muchos lectores pueden poner la suya”, Sergio del Molina explora la culpa por abandonar a quienes nos enseñaron a ver el mundo, las primeras traiciones y engaños y los límites siempre grises entre la rebeldía y la complicidad con lo abyecto, volviendo siempre a la figura de un profesor “increíblemente coherente” que accionó los resortes de unos jóvenes en busca de su propia naturaleza.

Loading...

“… Así que hay muchos viajes al pasado. Esto permite una gran libertad narrativa, pero al mismo tiempo favorece la dispersión. Antonio se convierte en un personaje muy repetitivo. … Divertida e interesante, La mirada de los peces resulta igualmente imperfecta”.

inexistentman2

Allá por 2004 me entrevistaron en Heraldo de Aragón con motivo del lanzamiento de una de mis novelas. Me hizo mucha ilusión la promesa de una contraportada a toda página. Así que acudí y me encontré con un joven Sergio del Molino, con su grabadora, su bolígrafo y su libreta.

La verdad es que aquel chico un poco más joven que yo no me pareció la alegría del jardín, precisamente. Supongo que era porque estaba empezando su profesión de periodista, o porque no le apetecía entrevistar a un escritor mindundi como yo, o porque tenía resaca, o simplemente porque sí.

El caso es que Sergio empezó con sus preguntas y sus pistas y asociaciones y yo ya descubrí que sabía mucho de literatura. El caso es que esa contraportada para un escritor en ciernes siempre me facilitó recordar su nombre y su cara de periodista resacoso o absolutamente profesional

Si hay un libro de este autor que va más allá de lo literario para alcanzar una dimensión humana mucho mayor, sin duda es éste. Sobrevivir a un hijo es un hecho contra natura, el más cruel de los acontecimientos para la lógica y el sentimiento humano.

swedamfotboll

La mirada de los peces comienza como un libro sobre este carismático profesor, defensor a ultranza de la educación pública, de la separación de la Iglesia y el Estado y de la muerte digna, para luego convertirse en un diálogo con el pasado y la memoria del propio autor, que recuerda una adolescencia llena de rabia, ruido y violencia en el barrio pobre de Zaragoza del que siempre planeó escapar.

En este diálogo “entre el pasado y el presente, escrito desde una primera persona en la que muchos lectores pueden poner la suya”, Sergio del Molina explora la culpa por abandonar a quienes nos enseñaron a ver el mundo, las primeras traiciones y engaños y los límites siempre grises entre la rebeldía y la complicidad con lo abyecto, volviendo siempre a la figura de un profesor “increíblemente coherente” que accionó los resortes de unos jóvenes en busca de su propia naturaleza.

“… Así que hay muchos viajes al pasado. Esto permite una gran libertad narrativa, pero al mismo tiempo favorece la dispersión. Antonio se convierte en un personaje muy repetitivo. … Divertida e interesante, La mirada de los peces resulta igualmente imperfecta”.

Leer más  A que hora entra en vigor la fase 1