Los más pequeños vuelven a clase con estrictas medidas de seguridad e higiene

La pandemia de coronavirus ha hecho de 2020 un año atípico desde todos los puntos de vista y este es especialmente el caso de los más pequeños de cada casa que han visto interrumpidas sus clases desde el pasado mes de marzo. Bueno, casi seis meses después, el curso se ha reanudado en la mayoría de las guarderías cordobesas, este regreso del miedo y la incertidumbre por parte de los padres no está exento.
Así, en algunos centros de Baena ya se han iniciado cursos para niños menores de tres años, pero lo han hecho con estrictas y rigurosas normas de seguridad e higiene, que acompañarán las medidas tradicionales del periodo de adaptación. al menos durante los primeros días.
En el caso de la guardería El Tiovivo, su directora, María Jesús Lucena, detalló que aunque es un “curso muy especial”, vuelven “con más ganas” que cuando empezaron allí. 15 años porque “una vez vieron cómo la obra estaba completamente paralizada” ahora vuelven con “mucha ilusión y ganas de que el curso continúe”.
Sin embargo, Lucena insistió en que el regreso requería una gran “responsabilidad”, por lo que elaboraron un protocolo con “medidas cuidadosamente pensadas para crear un centro completamente seguro”. El objetivo específico de este plan de autoprotección es “crear un ambiente escolar sano y seguro mediante medidas de higiene y protección de la salud”.
Asimismo, otro objetivo es “posibilitar la detección precoz de los casos y su adecuada gestión mediante claros protocolos de actuación y coordinación de los agentes implicados”, para lo que “se ha establecido una entrada y salida escalonada para evitar en las zonas urbanizadas, tomar la temperatura de los niños antes de ingresar al centro, los padres no podrán ingresar al edificio y solo habrá un acompañante por menor, evitando que sean mayores ”.
Asimismo, Lucena indicó que los más pequeños se cambiarán de ropa y zapatos una vez entren en el aula, al igual que todo el personal que trabaja con ellos. Una medida importante es que se han creado grupos de convivencia, es decir, en los que los niños, su docente y personal de apoyo no se mezclarán con otros niños y tendrán su propio patio de juegos y de su propio material.
La higiene de manos y nariz es una medida fundamental con la que los padres están más familiarizados, ya que los niños por su corta edad no pueden utilizar geles ni mascarillas. Pese al miedo de los padres, la directora de El Tiovivo aseguró que en su caso, “sólo dos o tres familias de las 78 que tienen, han decidido este año no llevar a sus hijos a la guardería”.

Escribe un comentario