Puedo demandar a mi ex por daño moral

Demandar por angustia emocional en el reino unido

Añada estas cantidades a su reclamación o asegúrese de que se incluyen en un acuerdo para resolver su reclamación. Puede resultarle útil elaborar una lista de los importes que reclama. Esta lista se denomina “lista de pérdidas”.

Calcular la cuantía de la indemnización que podría recibir le ayudará a decidir qué hacer si la otra parte le ofrece dinero para evitar que el caso llegue a los tribunales.  También influirá en el procedimiento judicial que deba seguir.

Puedes reclamar por pérdidas futuras, pero tendrás que ser capaz de demostrar que existe un vínculo entre la pérdida y la discriminación. Por ejemplo, si el desalojo fue discriminatorio y tuviste que alquilar en otro lugar a un coste mayor, podrías reclamar esos costes.

Tendrá que demostrar que ha intentado minimizar sus pérdidas económicas, lo que se denomina “mitigar su pérdida”. Para ello, puede demostrar, por ejemplo, que ha encontrado un alojamiento alternativo razonable o que se ha quedado con amigos o familiares.

Puede reclamar por la angustia emocional que le ha causado la discriminación, lo que se denomina “daño a los sentimientos”. Tendrá que decir cómo le hizo sentir la discriminación. Pregunte a su familia, amigos, colegas, profesionales de la medicina o personal de apoyo si pueden ser testigos de cómo le afectó la discriminación.

Leer más  Peliculas tipo el corredor del laberinto
Loading...

¿puedo demandar a mi ex novio por daños y perjuicios?

En el derecho anglosajón, la indemnización por daños y perjuicios es un recurso en forma de compensación monetaria que se paga a un demandante como indemnización por una pérdida o un daño[1][2] Para justificar la indemnización, el demandante debe demostrar que el incumplimiento del deber ha causado una pérdida previsible. Para que se reconozca legalmente, la pérdida debe implicar un daño a la propiedad, o una lesión mental o física; la pérdida puramente económica rara vez se reconoce para la concesión de daños[3].

Los daños compensatorios se clasifican a su vez en daños especiales, que son pérdidas económicas como el lucro cesante, los daños materiales y los gastos médicos, y daños generales, que son daños no económicos como el dolor y el sufrimiento y la angustia emocional[4] En lugar de ser compensatorios,[5] en el derecho anglosajón los daños pueden ser nominales, despectivos o ejemplares[6].

Entre los sajones, el Código Sálico asignaba a cada ser humano y a cada propiedad un valor monetario llamado weregild. Si se robaba una propiedad o se hería o mataba a alguien, la persona culpable debía pagar el weregild como restitución a la familia de la víctima o al propietario de la propiedad.

Cómo cuantificar los daños por angustia emocional

El trabajo puede ser lo suficientemente estresante como para tener que lidiar con el comportamiento escandaloso de un compañero de trabajo. A pesar de sus reiteradas peticiones de ayuda, su jefe no se toma en serio sus quejas. Y ahora tiene problemas para dormir, se siente ansioso y se deprime cuando piensa en el trabajo. Empieza a preguntarse si puede demandar a su empleador por angustia emocional.

Leer más  Cosas que hacer con botellas de plastico

Si está experimentando angustia emocional debido a los actos intencionales negligentes o escandalosos de otra persona, es posible que pueda presentar una demanda por daños y perjuicios. La ley en este ámbito es compleja. Antes de presentar una demanda, es importante entender las dos formas de angustia emocional reconocidas por la ley.

La angustia emocional se inflige de forma negligente o intencionada. La diferencia se basa en el estado mental de la empresa o persona responsable de realizar el acto perjudicial. Cada forma de angustia emocional requiere la prueba de que ciertos actos ocurrieron o no. He aquí los aspectos básicos:

Casos de angustia emocional ganados

No puede haber acción por incumplimiento de promesa a menos que se haya celebrado un contrato de matrimonio. No hay requisitos formales en cuanto al contrato. No es necesario que conste por escrito y la ley no prescribe ninguna forma particular de palabras. La promesa de una persona de casarse con otra no es vinculante a menos que esa otra persona también prometa casarse con la primera. Las promesas mutuas de matrimonio pueden desprenderse de la conducta de las partes. Una declaración de intención de casarse con otra persona hecha a un tercero no constituirá una promesa a menos que se comunique a la otra persona con la autoridad de la persona que hace la declaración. Aunque no es necesario que las promesas mutuas sean concurrentes, ambas deben hacerse con un tiempo razonable de diferencia. La acción por incumplimiento de la promesa de matrimonio puede ser ejercida tanto por el hombre como por la mujer. En los tiempos modernos se han dado casos de acciones exitosas por parte de los hombres.

Leer más  Como hacer para no escuchar ronquidos

Las promesas de matrimonio hechas por menores de edad son anulables a elección del menor. Un menor puede demandar por dicha promesa, pero no puede ser demandado, incluso si ha ratificado la promesa después de alcanzar la mayoría de edad. Al alcanzar la mayoría de edad, será vinculante una nueva e independiente promesa de matrimonio con la otra persona. Se ha considerado que esta distinción es difícil de aplicar en los casos reales y se ha calificado, en diversas ocasiones, de desconcertante y algo sutil, lo que ha llevado a algunos refinamientos extremos.