Requisitos para abrir una bodega de vino

Chardonnay

Para los que aprecian una buena copa de vino, tener el almacenamiento adecuado hace que servir una buena copa de vino sea fácil. Una bodega le proporcionará un lugar donde organizar sus botellas favoritas para facilitar el acceso y la organización con estilo. Antes de que los amantes del vino puedan celebrar esta nueva incorporación, es importante decidir qué tipo de bodega desea. Tanto si se trata de un escondite secreto de vino bajo la encimera de la cocina como de una vinoteca a medida, tiene que elegir un lugar en el que guardar su vino. Piense en la ubicación, la funcionalidad y la estética de su nueva bodega para ayudarle a diseñar el lugar definitivo. Siga leyendo para conocer algunos consejos que le ayudarán a crear la bodega perfecta en casa.

Una vez que decida que una bodega es lo mejor para usted, hay algunas cosas clave que debe tener en cuenta. En primer lugar, piense en la ubicación de su bodega y en el espacio que ocupará en su casa. Si tiene un sótano, éste puede ser un lugar perfecto para una nueva bodega. Si tiene poco espacio, tendrá que encontrar una parte de su casa donde pueda almacenar algunas botellas. Una parte separada de su cocina puede ser un lugar perfecto para una pequeña bodega. Incluso puede utilizar el espacio que hay bajo una escalera para guardar el vino de forma exclusiva. Asegúrese de tener en cuenta la ubicación y elija la zona más fresca de su casa o una zona con mayores niveles de humedad. Si la nueva bodega será una adición importante a su casa, tenga en cuenta el alcance del proyecto. Si se trata de una ampliación de la casa, piense en los cambios estructurales, como la instalación de plafones y montantes en las paredes y la colocación de nuevos paneles de yeso, que pueden ser costosos y requerir mucho tiempo.

Riesling

Por lo demás, la categoría de Exóticos es mi oportunidad de refrescar mi paladar con vinos y países menos comunes – Xinomavro de Grecia, Touriga Nacional de Portugal, Furmint de Hungría, Gruner Veltliner de Austria, etc.

Cuando sientas la necesidad de elegir una botella de tu bodega, es más fácil consultar tu cuaderno/hoja de cálculo que sacar botellas individuales hasta encontrar la adecuada (aunque también es divertido hacerlo).

Y también es bueno poder contabilizar la cantidad de vino que te queda, en lugar de rebuscar en tu bodega una botella que creías que aún estaba allí, pero que en realidad te acabaste el mes pasado.

Empezar una colección de vinos con poco presupuesto

Pasé una mañana con uno de los coleccionistas de vino más obsesivos y prolíficos del mundo. Fue una experiencia fascinante y a la vez desorientadora. Se trataba de un hombre con 40.000 botellas en su bodega, pero que no había bebido ninguna desde hacía más de 20 años. Una de sus anécdotas fue que compró una caja de Quinta do Noval Nacional 1963 por 10.000 francos (unos 1.000 euros en dinero de hoy) en una época en la que ganaba 5.000 francos al año. Quizás sea una locura, pero por supuesto que hoy podría ponerle precio a ese estuche, tal es la demanda y la reverencia que lo rodea. Y no es que vaya a venderla nunca, ya que espera regalar algún día toda su colección a la nación francesa.

Así pues, dos coleccionistas con bodegas muy diferentes; uno que no piensa abrir nunca más una botella, y otro que pretende disfrutar constantemente de todo lo que pueda. Sé qué enfoque preferiría adoptar, pero la cuestión es que puede ser difícil dar consejos sobre cómo debe gestionar su bodega cualquier persona, porque no existe un coleccionista típico.

Merlot

La predilección por determinados alimentos puede estar relacionada con sus gustos por diferentes vinos. Aproveche esta circunstancia para buscar y comprar sólo lo que le guste beber, del mismo modo que compra los ingredientes para sus recetas favoritas.

Si le gusta el sushi, quizá deba explorar el crus de Chablis. Si el filete se encuentra a menudo chisporroteando en los fogones, quizá un Malbec argentino sea más adecuado para usted. Los vinos suelen tener una pareja de baile adecuada: el Sauternes con el queso azul, el Champagne con las ostras, el Syrah con la caza, etc.

Las añadas fuertes marcan la diferencia. Las añadas estelares de Burdeos, por ejemplo -1982, 1986, 1989, 1990, 2000, 2005, 2009, 2010- tendrán precios acordes con la alta calidad. Busque las cosechas menos jóvenes, como 2012 y 2008, que no tienen un precio tan elevado, pero siguen teniendo mucha concentración y complejidad.

La latitud y la longitud del vino son la amplitud y la profundidad, lo que permite al aficionado establecer paralelismos entre la misma variedad de uva cultivada en extremos opuestos de la tierra, o explorar el efecto de la madre naturaleza en diferentes añadas del mismo vino.