Como eliminar la toxicidad de la quimioterapia

directrices para la reducción de la dosis de quimioterapia

Los agentes citoprotectores ofrecen oportunidades para reducir la toxicidad relacionada con el tratamiento de la terapia anticancerosa y quizás para aumentar la dosis y la intensidad de la dosis de radiación y quimioterapia. Uno de estos agentes es la amifostina, un tiofosfato orgánico. La amifostina protege de forma selectiva los tejidos normales y proporciona una protección de amplio espectro para una serie de órganos sin dejar de ser mínimamente tóxica. Los estudios clínicos han demostrado que la amifostina protege contra la mielotoxicidad, la nefrotoxicidad, la neurotoxicidad, la mucositis y la esofagitis en pacientes tratados con agentes alquilantes y de platino, paclitaxel y radioterapia. Además, los estudios preclínicos sugieren la posibilidad de protección contra la cardiotoxicidad inducida por las antraciclinas y la mutagenicidad inducida por la radiación y la quimioterapia. Los estudios preclínicos y clínicos no han demostrado ninguna disminución de la eficacia antitumoral. La amifostina es bien tolerada en dosis de 740 o 910 mg/m2. Los efectos secundarios más frecuentes que requieren tratamiento son la hipotensión transitoria, que responde a los líquidos intravenosos, y las náuseas y los vómitos, que se tratan eficazmente con antagonistas 5-HT3 y dexametasona.

toxicidad del cáncer

La quimioterapia es un tipo de tratamiento que ataca y mata a las células que se dividen rápidamente, como las cancerosas, y es un sello distintivo del tratamiento del cáncer. Por desgracia, este tipo de medicamento también mata a las células que se dividen rápidamente y que no son cancerosas, como las células de la sangre y la piel y el revestimiento del intestino. Esta toxicidad provoca graves efectos secundarios, dejando a los pacientes enfermos y postrados en la cama. Muchos pacientes son reacios a iniciar regímenes de quimioterapia potentes, por muy eficaces que sean, porque les preocupa el efecto secundario que tendrá en su vida diaria.

La quimioterapia se utiliza para tratar numerosos tipos de cáncer, incluidos los cánceres gastroesofágicos (cánceres de esófago y estómago). Estos tipos de cáncer son difíciles de tratar, y la mayoría de los pacientes no superan los cinco años desde el momento del diagnóstico. La combinación de quimioterapia, FOLFIRINOX, ha demostrado un gran éxito en el tratamiento de cánceres difíciles, pero los efectos secundarios pueden ser brutales, lo que lleva a decisiones difíciles para los pacientes.

Los médicos-científicos del Centro Integral del Cáncer de UChicago Medicine han estado trabajando no sólo para mejorar los resultados de la quimioterapia, sino también para mejorar la calidad de vida durante y después del tratamiento. Un reciente avance clínico del Centro Integral del Cáncer ha resultado prometedor para reducir drásticamente el sufrimiento de los pacientes con cáncer gastroesofágico. Este descubrimiento fue un viaje desde la investigación traslacional hasta los resultados clínicos que se remonta a más de dos décadas.

qué es la toxicidad de la quimioterapia

Si las células sanas estuvieran protegidas, se podrían aumentar las dosis de quimio y radiación, “matando todas las células cancerosas y el paciente se curaría. También podríamos empezar a tratar cánceres que ahora no se pueden curar porque las dosis más eficaces son demasiado tóxicas para los tejidos normales”, afirma Alexey Ryazanov. (Crédito: Nicki Dugan Pogue/Flickr)

Loading...

Efectos secundarios como el daño cardíaco, las náuseas y la caída del cabello se producen cuando la terapia contra el cáncer mata las células sanas junto con las células malignas a las que se dirige. Es una forma médica de daño colateral.

Alexey Ryazanov, profesor de farmacología de la Facultad de Medicina Robert Wood Johnson de Rutgers, afirma que si se protegieran las células sanas, se podrían aumentar las dosis de quimio y radiación, “matando todas las células cancerosas y el paciente se curaría. También podríamos empezar a tratar cánceres que ahora no se pueden curar porque las dosis más eficaces son demasiado tóxicas para los tejidos normales.”

La clave de la visión de Ryazanov sobre el tratamiento del cáncer es la adición por sustracción, concretamente la eliminación de la eEF2K, una enzima que influye en el ritmo de creación de proteínas en el cuerpo humano. Ryazanov identificó por primera vez la eEF2K hace más de un cuarto de siglo, y desde entonces, poco a poco, él y otros científicos han descubierto muchos procesos complicados de los que es responsable esa enzima.

señales de que la quimioterapia te está matando

Los efectos secundarios y las secuelas a largo plazo de la quimioterapia contra el cáncer siguen siendo una fuente importante de preocupación tanto para los pacientes como para los médicos, a pesar de la mayor eficacia y supervivencia que ofrecen los tratamientos modernos. Los fármacos actuales u otros enfoques para contrarrestar los efectos adversos inducidos por la quimioterapia suelen tener una eficacia incompleta, a menudo no abordan las posibles secuelas a largo plazo o incluso pueden inducir otros efectos secundarios que no hacen sino aumentar el malestar del paciente. Se necesitan urgentemente nuevos enfoques para mejorar la tolerancia y reducir las secuelas de la quimioterapia contra el cáncer, y el presente tema de investigación se centra en esta cuestión y destaca varias áreas de progreso.

Las náuseas y los vómitos se encuentran entre los efectos secundarios más temidos por los pacientes que se someten a quimioterapia contra el cáncer. Aunque los tratamientos actuales para controlar las náuseas y los vómitos agudos inducidos por la quimioterapia son razonablemente eficaces en la mayoría de los pacientes, las náuseas y los vómitos retardados son más difíciles de manejar. La revisión de Rapoport describe la patogénesis, la incidencia y el tratamiento actual de las NVIQ retrasadas, y destaca que este síntoma se subestima con frecuencia y suele estar mal controlado, incluso cuando las NVIQ agudas se tratan adecuadamente. La liberación de la sustancia P y su efecto sobre los receptores de neuroquinina-1 (NK-1) es un paso clave en el desarrollo de las NICV retardadas. Rudd et al. describen estudios preclínicos en modelos animales (hurones, musarañas domésticas) de un antagonista de la NK-1, el netupitant, como antiemético amplio (es decir, no sólo para las NVIQ). De hecho, estos estudios allanaron el camino para la incorporación de este fármaco concreto a la clínica. Uno de los inconvenientes de los modelos de roedores en el desarrollo de fármacos antieméticos es que los roedores carecen del reflejo emético. Sin embargo, se pueden utilizar marcadores indirectos (Andrews y Sanger, 2014) y Yamamoto et al. describen un nuevo marcador indirecto potencial del comportamiento nauseabundo basado en la monitorización de la expresión facial en la rata. Estos autores demostraron que la relación entre las dimensiones longitudinales y axiales de los ojos (índice de apertura de ojos) disminuía tras la administración de cisplatino y que este efecto era inhibido por los antieméticos convencionales.

Leer más  Explicacion de la teoria de la relatividad