Ejercicios mentales para personas mayores

Sudoku

Como los periódicos locales suelen tener al menos una de estas actividades, si no todas, en sus ediciones diarias, el coste es bajo. De hecho, el coste podría ser cero, ya que también hay docenas de sitios web y aplicaciones que ofrecen estos juegos de forma gratuita.

Tocar un instrumento ofrece un sinfín de oportunidades para mantener la mente ocupada, ya que no faltan nuevas canciones que aprender. Esta actividad también puede proporcionarle una sensación de logro cada vez que domina una nueva pieza musical, lo que resulta en la estimulación del sistema de recompensa del cerebro y la activación de impulsos eléctricos adicionales.

Los adultos mayores tienden a pasar mucho tiempo en el interior, lo que puede provocar una deficiencia de vitamina D. Estudios recientes han demostrado que los niveles bajos de vitamina D pueden perjudicar los sistemas neurológico y cardiovascular.

Tomar una clase de cocina u hornear es una buena manera de utilizar los cinco sentidos, cada uno de los cuales implica diferentes partes del cerebro. Además, seguir una receta requiere planificar, medir y utilizar el propio juicio.

Ser capaz de cocinar y hornear también puede animar a los mayores a sentirse más autosuficientes y menos dependientes de los demás a su alrededor. Esto aumenta su confianza y puede mejorar su estado de ánimo y su calidad de vida.

Brain age: entrena tu cerebro en mi

Los juegos de memoria son una forma estupenda de que los mayores ejerciten su mente. Sin embargo, a veces es difícil encontrar un juego de memoria que una persona mayor disfrute lo suficiente como para seguir jugando con el tiempo. Para conseguir los mejores resultados en cuanto a la estimulación del cerebro, es importante que jueguen a una variedad de juegos de entrenamiento cerebral y que lo hagan de forma constante.

Lumosity, un programa de suscripción en línea, ofrece una versión gratuita limitada para probar antes de comprar. La versión de pago ofrece más juegos de entrenamiento cerebral y la oportunidad de cambiar de juego si no disfrutas de uno en tu rotación diaria. También puedes hacer una lista de «juegos favoritos» y jugar a tus juegos favoritos siempre que quieras.

Además de la memoria, las categorías de juegos incluyen la atención, la flexibilidad, el lenguaje, la resolución de problemas y la velocidad. Hay una variedad de juegos interesantes en cada categoría y tutoriales para guiar al jugador a través de cada nuevo juego. El programa también hace un seguimiento de los resultados obtenidos en cada categoría.

Manning Rubin y el Dr. Lawrence C. Katz, profesor de neurobiología de la Universidad de Duke, escribieron un libro titulado «Keep Your Brain Alive: 83 Neurobic Exercises to Help Prevent Memory Loss and Increase Mental Fitness». En este libro se describen ejercicios basados en investigaciones científicas para ayudar a las personas mayores a mejorar su memoria. Los ejercicios pueden ayudar al cerebro a producir naturalmente neurotrofinas, que ayudan a combatir los efectos del envejecimiento mental.

Juegos para que las personas mayores jueguen solas

Según la AARP, una abrumadora mayoría (¡el 87%!) de los estadounidenses de edad avanzada están preocupados por el deterioro cognitivo. Dado que los científicos aún no han encontrado una cura para la demencia, esta preocupación no es infundada.

¿Hay algo que podamos hacer? Las investigaciones han demostrado que los ejercicios mentales para personas mayores pueden desempeñar un gran papel a la hora de evitar el deterioro del cerebro. Pero, ¿qué tipo de ejercicios ayudan y qué pueden hacer las personas mayores y sus cuidadores para asegurarse de que están recibiendo el tipo adecuado de estimulación mental para mayores? Una de las formas más populares es la de los juegos para el cerebro.

Todo el mundo conoce los beneficios de mantenerse físicamente en forma, especialmente a medida que envejecemos.  Los científicos también están aprendiendo que mantenerse en forma mentalmente es igual de importante para envejecer con éxito. Por eso, muchos médicos han empezado a aconsejar a sus pacientes mayores que hagan crucigramas o prueben juegos de ingenio, con la esperanza creciente de que los ejercicios mentales para mayores puedan mantener a raya el Alzheimer u otros tipos de demencia.

Pero, ¿son suficientes los crucigramas y los juegos?  Representan una industria de mil millones de dólares, pero, según Scientific American, no son la solución de oro.  Lo cierto es que, a medida que crece el conjunto de investigaciones sobre el cerebro, los científicos descubren que el bienestar cerebral está vinculado a otras formas de bienestar.  Eso significa que se requiere algo más que los simples tipos de ejercicios y juegos mentales que se han recomendado tradicionalmente.

Actividades cognitivas imprimibles para adultos

Si pasa mucho tiempo con un ser querido que está envejeciendo, puede notar que se está volviendo un poco más olvidadizo o que pierde cosas. Aunque los olvidos frecuentes o la pérdida grave de memoria pueden ser un signo de la enfermedad de Alzheimer, algunos olvidos son una parte normal del envejecimiento. Aunque no se puede prevenir del todo, hay cosas que se pueden hacer para ralentizar el proceso.

Al igual que el cuerpo, mantener el cerebro activo es importante en todas las etapas de la vida. Los juegos y rompecabezas cerebrales sirven como ejercicio mental que reduce el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y el deterioro cognitivo. Los ejercicios cerebrales son una forma sencilla de mejorar la memoria y la capacidad de resolver problemas.

Este sitio web tiene una variedad de juegos diferentes para hacer trabajar a su cerebro y flexionar sus músculos de resolución de problemas. ¿Busca un juego de memoria? O tal vez te apetece más responder a preguntas de lógica y matemáticas. Sea lo que sea, encontrarás muchas opciones en BrainCurls.

Una lista completa de 25 juegos de ingenio y memoria diferentes. La lista está llena de juegos, ilusiones, acertijos y otras tareas que harán trabajar tu cerebro. Es un gran recurso para aquellos que buscan ejercitar su cerebro, como los que quieren reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, pero no están seguros de qué tipo de tareas les interesan.