Saakashvili gana las elecciones parlamentarias en Georgia

El presidente de Georgia, Mijail Saakashvili, del Movimiento Nacional Unido (MNU), lidera las votaciones con el 60,92 de votos por ciento, según los primeros datos oficiales de las elecciones parlamentarias que se celebraron ayer en el país. Con el 13 por ciento de los votos escrutados se encuentra en segundo lugar la coalición de la oposición, con 14,61 por ciento de votos a su favor.

El resultado de las elecciones publicado por la Comisión Electoral Central (CEC), pone en tercer lugar al Movimiento Democrático Cristiano, con el 8,29 por ciento y el Partido Laboral con 6,98 por ciento de los votos escrutado. La oposición, que aseguró poco después del cierre de los colegios electorales que había ganado los comicios, ha afirmado que han sido víctimas de un “fraude electoral masivo” en el país caucásico. Los países de Occidente consideran los comicios como una prueba de fuego para el presidente reelecto, y su compromiso con la democracia, mientras que Saakashvili prosigue con su objetivo de ingresar en la alianza militar de la OTAN, movimiento al que se opone el país vecino de Rusia.

“Hasta yo me he quedado atónito con el apoyo que hemos conseguido en las elecciones parlamentarias”, comentó el presidente en un discurso a la nación. El presidente georgiano dijo que su partido podría conseguir la mayoría constitucional, de dos tercios de los 150 asientos del Parlamento. “Lo que triunfó ayer fue la voluntad del pueblo de Georgia”, dijo Saakashvili. “Nadie puede impedir que no se cumpla la voluntad de los ciudadanos”, añadió durante su discurso.

El líder de la coalición de la oposición, Levan Gachechiladze, ya ha hecho un llamamiento a más de 100.000 personas para que salgan a las calles a reivindicar la victoria, aunque tan sólo unos 4.000 seguidores se han congregado en la capital para protestar por los resultados oficiales. “Ha sido un completo fraude”.

“Nunca antes habíamos visto algo parecido en unas elecciones presidenciales del país”, dijo uno de los líderes de la coalición opositora, Irakly Iashvili. “A pesar de las violacione, la oposición ha ganado”. Saakashvili cuenta, además, con el apoyo de Occidente en su lucha contra Rusia por el apoyo que el país le está brindando a las dos regiones georgianas separatistas de Osetia del sur y Abjasia.

EXAMEN A LA DEMOCRACIA

El presidente reelecto que perdió en los comicios celebrados en 2003 y acusó de fraude a la formación que ganó las elecciones, consiguió, con el apoyo de Estados Unidos, que surgieran protestas y manifestaciones populares masivas pidiendo la anulación de los resultados, movimiento conocido como la “Revolución Rosa”.

Tras su ascenso al poder, un año después, prometió a los ciudadanos reformas esperanzadoras del mercado y un cambio para reorientar su país hacia Europa y Estados Unidos. Pero las credenciales demócratas del abogado quedaron deslucidas cuando envió tropas para que acabaran con las protestas que surgieron en noviembre del año pasado.

“En Georgia nuestra democracia sigue vigente”, dijo Saakashvili momentos después de votar, acompañado de su mujer Sandra, de origen holandés, y que por primera vez votaba como ciudadana de Georgia.

“Georgia es un modelo para muchos países de esta región y lo que intentamos es mantenernos en esta línea a pesar de toda la presión externa que tenemos que soportar”, añadió el mandatario. Por su parte la Comisión Electoral Central dijo que las votaciones habían sido “libres y justas”, aunque reconoció que días antes de la celebración de los comicios, que se había encontrado casos de intimidación por parte de funcionarios del partido de Saakashvili.

Asimismo, muchos georgianos están descontentos por el aumento del precio del combustible y de la comida, mientras que la oposición considera que Saakashvili no ha podido hacer frente el desempleo y el alto nivel de corrupción, que sigue siendo desenfrenada. La oposición, que en términos generales también apuesta por un acercamiento a Occidente y por la entrada a la OTAN, dice que la “retórica del presidente sobre la democracia enmascara su intolerancia”.

“No habrá otra “Revolución Rosa” porque no me gustan las rosas”, dijo Gachechiladze, que tiempo atrás trabajó como asesor político del mandatario. “La “Revolución Rosa” y la revolución democrática es una farsa, un experimento de Estados Unidos”, añadió.

“REACCIONAREMOS ANTE LAS VIOLACIONES”

Uno de los dirigentes del MNU y número uno de su lista electoral, Davit Bakradze, afirmó que las elecciones se habían celebrado bajo “condiciones normales” y acusó a la oposición de forzar la situación. “En los colegios electorales donde la oposición no está forzando la situación, va todo bien”.

“Por supuesto que hay violaciones y estamos informados de ellas por observadores internacionales y locales. Cuando sea necesario reaccionaremos ante las violaciones”. “Creo que la mayoría de la población está de acuerdo con que los comicios se han desarrollado en condiciones normales”, dijo Bakradze, en declaraciones recogidas por el diario “Georgian news”.

 

 

Escribe un comentario