Estilo artistico de miguel angel

wikipedia

Miguel Ángel fue posiblemente el mayor artista del Renacimiento italiano.    Al igual que Leonardo da Vinci, Miguel Ángel tenía talento en múltiples áreas, como la pintura, la poesía, la ingeniería y la arquitectura.

En la Capilla Sixtina del Vaticano, Miguel Ángel creó dos de los frescos más importantes del mundo del arte: las escenas del Génesis en el techo de la Capilla y El Juicio Final en la pared del altar.

Miguel Ángel diseñó la famosa Basílica de San Pedro en el Vaticano.    Sin embargo, su pasión era la escultura, y Miguel Ángel produjo algunas de las estatuas más admiradas del mundo. Nuestra obra de arte de la semana es la escultura de la Piedad de Miguel Ángel.

Miguel Ángel era un maestro en la escultura de formas humanas a partir de bloques de mármol.    Utilizó mármol blanco de Carrara, procedente de las montañas de Italia.    Miguel Ángel cortaba y desmenuzaba el mármol para liberar las figuras que imaginaba en su interior.    

Aunque Miguel Ángel era un pintor brillante, como demuestran sus frescos de la Capilla Sixtina, se consideraba escultor.    Esculpió piezas para mecenas, como la famosa familia Medici de Florencia, y para cardenales y papas de la Iglesia Católica Romana.

Loading...

biografía de miguel ángel

Mi equipo en París y yo estamos de luto por la trágica pérdida de Miguel Ángel Yrazazabal, el respetado artista y artista residente de Trend Union que creó nuestras imágenes más memorables desde los años 80 hasta el comienzo de este nuevo milenio.

Michel-Ange estuvo a la altura de su tocayo: un verdadero maestro del Renacimiento que manejaba todos los medios artísticos con absoluto fervor, desde el gouache hasta el collage pasando por la acuarela, la pintura, el pastel y el dibujo. Su expresivo estilo pictórico se reflejó en su propia obra, que se expuso en galerías de toda Europa. Su trabajo para Trend Union y Studio Edelkoort captó la esencia de nuestro mensaje, aportando visuales icónicos hechos a medida, texturas inspiradoras y densas y bellas armonías de color.La sensibilidad intuitiva de Michel-Ange conectó con nuestros clientes que utilizaron su propia intuición para hacer los hilos y textiles más bellos del mundo. Capturar el espíritu de la época en un rápido golpe de color es un fenómeno especial: golpea el corazón de una idea y hace fluir los jugos creativos. El trabajo de Michel-Ange fue mágico.

techo de la capilla sixtina: pintura de miguel ángel

Miguel Ángel di Lodovico Buonarroti Simoni (italiano:  [mikeˈlandʒelo di lodoˈviːko ˌbwɔnarˈrɔːti siˈmoːni]; 6 de marzo de 1475 – 18 de febrero de 1564), conocido simplemente como Miguel Ángel (inglés: /ˌmaɪkəlˈændʒəloʊ, ˌmɪk-/[1]), fue un escultor, pintor, arquitecto y poeta italiano del Alto Renacimiento nacido en la República de Florencia, cuya obra tuvo una gran influencia en el desarrollo del arte occidental, especialmente en relación con las nociones renacentistas de humanismo y naturalismo. A menudo se le considera un aspirante al título de hombre arquetípico del Renacimiento, junto con su rival y contemporáneo mayor, Leonardo da Vinci[2]. Dado el gran volumen de correspondencia, bocetos y recuerdos que se conservan, Miguel Ángel es uno de los artistas mejor documentados del siglo XVI y varios estudiosos han descrito a Miguel Ángel como el artista más consumado de su época[3][4].

Miguel Ángel fue el primer artista occidental cuya biografía se publicó en vida[2]; de hecho, se publicaron dos biografías en vida. Una de ellas, de Giorgio Vasari, proponía que la obra de Miguel Ángel trascendía la de cualquier artista vivo o muerto, y que era “supremo no en un solo arte, sino en los tres”[6].

los primeros años de miguel ángel

Miguel Angel Vejarano es un pintor autodidacta que se dedica plenamente a la pintura. Sus obras no se ciñen a ninguna regla o estilo concreto, ya que pinta simplemente lo que siente. Vejarano comenzó a pintar con tan sólo 15 años; al principio, se basó en la intuición, pero más tarde creó una identidad artística reflexionando sobre los paisajes y la imaginería de su tierra natal. Ya sea existencialista o simplemente excéntrico, las obras de Vejarano están claramente repletas de humanidad y ternura: “Sentí el arte en mis venas desde que era joven, pero no empecé a pintar hasta llegar a la adolescencia. Me gusta captar la imaginería que expresan las tradiciones tan arraigadas en nuestra realidad social. No creo que haya que ir necesariamente a la escuela para ser capaz de entender y dibujar a partir de los estilos artísticos clásicos; mis obras tienen alguna base en los estilos tradicionales, pero estos estilos siempre quedan eclipsados por la presencia de mis sentimientos. No tengo ningún problema con las críticas, y las acepto cuando son sinceras, pero nunca podrían afectar a mi estilo ni a mi espíritu inquieto. No me motivan las ilusiones de convertirme en una figura famosa e histórica. No me preocupan mucho las cosas del pasado. Me preocupa más el presente y la promesa del futuro”.

Leer más  Nacionalidad española información de expediente