Cuando tengas un mal dia recuerda esto

tener un mal día significa

¿Conoces esos días en los que te levantas e inmediatamente sientes que el universo conspira contra ti? Sí, esos días horribles en los que nada sale según lo previsto y sientes el peso del mundo sobre tus hombros.

Se dice que el primer paso es siempre el más difícil. Y eso es completamente cierto, especialmente si hablamos de aceptar los días malos. Nunca nada es perfecto: la vida no es perfecta. No podemos ser siempre felices, así que tener días malos forma parte de la vida.

La vida es un equilibrio: lo bueno y lo malo, los altibajos. Y una vez que aceptemos esto, podremos vivir en paz y armonía todos los días de nuestra vida. Permite que los días malos entren en tu vida, acéptalos y apreciarás aún más los días buenos.

Sin el fracaso, no podríamos apreciar nuestras victorias. No podríamos crecer y mejorar. Son los días malos los que nos hacen más fuertes y resistentes. Ni siquiera lo sabes, pero quizás un mal día puede ser una bendición disfrazada. Un mal día puede motivarnos a esforzarnos más y a levantarnos siempre que nos hayamos caído.

hoy he tenido un mal día significa

A veces ocurre algo inesperado que pone nuestro mundo patas arriba; otras veces no conseguimos rodar, o nuestro perro se mea en nuestros zapatos favoritos lo que provoca una avalancha de acontecimientos desafortunados, o resurgen viejos recuerdos dolorosos de los que no podemos desprendernos; y otras veces, simplemente estamos frustrados con la vida sin saber siquiera por qué.

Loading...

No importa la razón, a veces… simplemente tenemos días malos. Todos los tenemos. Así que hay algunas cosas que me gustaría recordarte (porque las conoces, aunque ahora no las recuerdes con tanta claridad) para ayudarte a superar estos momentos difíciles.

A menudo, cuando tenemos un mal día, nos sentimos abrumados. Una cosa, o un pensamiento, nos lleva a otra y, antes de darnos cuenta, sentimos que el mundo se derrumba a nuestro alrededor. Este sentimiento de agobio no sólo nos dificulta las cosas, sino que también nos dificulta salir de nuestra situación, haciéndonos sentir atrapados.

Cuando esto ocurra, recuerda que siempre hay un camino de salida y que todo lo que hace falta es dar un pequeño paso cada vez. Cada pequeño paso marcará una verdadera diferencia, hasta el momento en que te des la vuelta y veas que esos pequeños pasos han crecido, juntos, hasta convertirse en algo mucho más que la suma de sus partes.

si tienes un mal día, recuerda las citas

¿Sabes esos días en los que te levantas y enseguida sientes que el universo conspira contra ti? Sí, esos días horribles en los que nada sale según lo previsto y sientes el peso del mundo sobre tus hombros.

Se dice que el primer paso es siempre el más difícil. Y eso es completamente cierto, especialmente si hablamos de aceptar los días malos. Nunca nada es perfecto: la vida no es perfecta. No podemos ser siempre felices, así que tener días malos forma parte de la vida.

La vida es un equilibrio: lo bueno y lo malo, los altibajos. Y una vez que aceptemos esto, podremos vivir en paz y armonía todos los días de nuestra vida. Permite que los días malos entren en tu vida, acéptalos y apreciarás aún más los días buenos.

Sin el fracaso, no podríamos apreciar nuestras victorias. No podríamos crecer y mejorar. Son los días malos los que nos hacen más fuertes y resistentes. Ni siquiera lo sabes, pero quizás un mal día puede ser una bendición disfrazada. Un mal día puede motivarnos a esforzarnos más y a levantarnos siempre que nos hayamos caído.

cuando tienes un mal día

Bryan GuilasTuve uno de esos días; me sentí inadecuado, no lo suficientemente bueno, y no listo para los bloques que he estado alineando pacientemente frente a mí para crear mi camino y jornada personal; no listo para abordar los bloques, caminar sobre ellos, sobre ellos o incluso mirarlos. No me sentía bien en mis entrañas. Es como si la sensación viniera del espacio exterior. Tengo un par de amigas a las que acudo cuando me siento así. Una me dice lo mucho que “valgo”. Una me escucha y me dice que mis sentimientos son normales. Una me dice básicamente que baje la cabeza de las nubes y ponga un pie delante del otro; mañana será mejor. Necesito estos tres consejos de corazón para levantar mi mierda del suelo y seguir adelante. Sin embargo, con el paso de los años, también ha quedado claro que necesito ser capaz de recordar algunas cosas por mí misma cuando empiezo a sentirme así.

No soy como los demás. Mi experiencia y cómo la percibo es mi realidad y es completamente única y diferente en todos los sentidos. El sentimiento de ser comprendido que proporciona la empatía tiene su lugar, lo tiene. Es la forma en que nos relacionamos y nos apoyamos unos a otros. Pero por muy parecida que sea la lucha, sigue siendo la mía. Mi camino no debe parecerse al de otra persona. Y, por supuesto, no quiero que lo sea. Si alguien parece estar “por delante” de mí un día, probablemente esté pensando lo mismo de mí al siguiente. Hagamos un voto para dejar de pensar así. Donde tú estás, donde yo estoy, es exactamente donde debemos estar.

Leer más  Obras de leonardo da vinci en florencia