Donde se encuentra el sistema inmunologico

datos sobre el sistema inmunitario

Un tipo de fagocito es el neutrófilo, que combate las bacterias. Cuando alguien puede tener una infección bacteriana, los médicos pueden pedir un análisis de sangre para ver si el organismo tiene muchos neutrófilos. Otros tipos de fagocitos hacen su propio trabajo para asegurarse de que el cuerpo responda a los invasores.

Los dos tipos de linfocitos son los linfocitos B y los linfocitos T. Los linfocitos comienzan en la médula ósea y, o bien se quedan allí y maduran hasta convertirse en linfocitos B, o bien van a la glándula del timo para madurar hasta convertirse en linfocitos T. Los linfocitos B son como el sistema de inteligencia militar del cuerpo: encuentran sus objetivos y envían defensas para fijarlos. Los linfocitos T son como los soldados: destruyen a los invasores que el sistema de inteligencia encuentra.

Los linfocitos B se encargan de fabricar anticuerpos (también llamados inmunoglobulinas). Estas proteínas se fijan a antígenos específicos. Una vez fabricados, los anticuerpos suelen permanecer en nuestro organismo por si tenemos que volver a luchar contra el mismo germen. Por eso, una persona que enferma de una enfermedad, como la varicela, no suele volver a enfermar de ella.

cómo funciona el sistema inmunitario

El sistema inmunitario (de la palabra latina immunis, que significa: “libre” o “intacto”) es el sistema de defensa del organismo. Está formado por una red de células, tejidos y órganos que trabajan juntos para protegernos contra los patógenos (microorganismos causantes de enfermedades, como virus, bacterias, parásitos y hongos). Los patógenos provocan una infección cuando entran en el cuerpo y comienzan a multiplicarse. La enfermedad se produce cuando las células del cuerpo se dañan a causa de la infección. Entonces aparecen los signos y síntomas de la enfermedad.

Las células, los órganos y los tejidos del sistema inmunitario están repartidos por todo el cuerpo, lo que permite una respuesta rápida a la infección. Estudia la siguiente imagen del proyecto Vaccine Makers para saber qué órganos y tejidos forman parte del sistema inmunitario y dónde se encuentran.

Loading...

Los glóbulos blancos (también llamados leucocitos) son las células del sistema inmunitario. Se encargan de proteger al organismo contra los agentes patógenos. Se producen en la médula ósea y se almacenan en varios lugares del cuerpo, como el timo, el bazo y los ganglios linfáticos. Viajan por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo y de unos vasos especializados llamados vasos linfáticos.

células del sistema inmunitario

La función del sistema inmunitario es proteger al organismo de las infecciones. Reconoce invasores como bacterias, virus y hongos, así como células anormales. Organiza una respuesta inmunitaria para ayudar al organismo a combatir la invasión.

Cuando los microbios nocivos (partículas diminutas) entran e invaden el cuerpo, el organismo produce glóbulos blancos para combatir la infección. Los glóbulos blancos identifican el microbio, producen anticuerpos para combatirlo y ayudan a que se produzcan otras respuestas inmunitarias. También “recuerdan” el ataque.

Así es como funcionan las vacunas. Las vacunas exponen al sistema inmunitario a un microbio muerto o debilitado, o a las proteínas de un microbio, para que el cuerpo sea capaz de reconocer y responder muy rápidamente a cualquier exposición futura al mismo microbio.

En el sistema inmunitario intervienen muchas partes del cuerpo. Cada una de ellas desempeña un papel en el reconocimiento de microbios extraños, la comunicación con otras partes del cuerpo y el trabajo para combatir la infección. Las partes del sistema inmunitario son:

La falta de actividad del sistema inmunitario, o inmunodeficiencia, puede aumentar el riesgo de infección. Se puede nacer con una inmunodeficiencia (conocida como inmunodeficiencia primaria, IDP), o adquirirla a partir de un tratamiento médico u otra enfermedad (conocida como inmunodeficiencia secundaria).

enfermedades del sistema inmunitario

El sistema inmunitario protege al organismo contra las enfermedades u otros cuerpos extraños potencialmente dañinos. Cuando funciona correctamente, el sistema inmunitario identifica y ataca una serie de amenazas, como virus, bacterias y parásitos, distinguiéndolos del propio tejido sano del organismo.  El sistema linfático está formado por la médula ósea, el bazo, el timo y los ganglios linfáticos.    La médula ósea produce los glóbulos blancos o leucocitos.  El bazo es el mayor órgano linfático del cuerpo y contiene los glóbulos blancos que combaten las infecciones o enfermedades.  El timo es donde maduran las células T. Las células T ayudan a destruir las células infectadas o cancerosas.  Los ganglios linfáticos producen y almacenan células que combaten infecciones y enfermedades.  Los linfocitos y leucocitos son pequeños glóbulos blancos que desempeñan un papel importante en la defensa del organismo contra las enfermedades.  Los dos tipos de linfocitos son las células B, que fabrican anticuerpos que atacan a las bacterias y toxinas, y las células T, que ayudan a destruir las células infectadas o cancerosas.  Los leucocitos son glóbulos blancos que identifican y eliminan los agentes patógenos:

Leer más  Como desconectar el chat del facebook