Rasgos de niños con sindrome de down

cómo se diagnostica el síndrome de down

Normalmente, en el momento de la concepción un bebé hereda la información genética de sus padres en 46 cromosomas: 23 de la madre y 23 del padre. Los cromosomas contienen cientos, o incluso miles, de genes. Los genes llevan la información que determina los rasgos que se transmiten de nuestros padres (como el color del pelo o de los ojos).

En la mayoría de los casos de síndrome de Down, el niño recibe un cromosoma 21 adicional, lo que supone un total de 47 cromosomas en lugar de 46. A veces, sólo una parte del cromosoma 21 se une a otro cromosoma. Este material genético adicional provoca las características físicas y los retrasos en el desarrollo del síndrome de Down.

El bajo tono muscular (llamado hipotonía) también es frecuente en los niños con síndrome de Down. Aunque puede mejorar, y a menudo lo hace, con el tiempo, la mayoría de los niños alcanzarán los hitos del desarrollo -como sentarse, gatear y caminar- más tarde que otros niños. El bajo tono muscular también puede contribuir a los problemas de succión y alimentación, así como al reflujo gastroesofágico y al estreñimiento.

Al nacer, los niños con síndrome de Down son más pequeños que otros recién nacidos, y tienden a crecer a un ritmo más lento y a seguir siendo más pequeños que sus compañeros. Los niños pequeños y los mayores pueden tener retrasos en el habla y en las habilidades de autocuidado, como alimentarse, vestirse y usar el baño.

datos sobre el síndrome de down

problemas de atención, retraimiento social, falta de cumplimiento y compulsiones (como ordenar objetos y repetir ciertas acciones)[2,3], así como altos índices de autoconciencia[4]. Con el aumento de la edad, los comportamientos

Loading...

que pueden influir en el comportamiento son el cambio de horario, las enfermedades (por ejemplo, alergias, virus) y los problemas de sueño[20,21]. En el caso de los niños con síndrome de Down, es especialmente importante tener en cuenta los acontecimientos de ambientación, porque al menos algunos acontecimientos de ambientación conocidos

para la consideración de varias intervenciones diseñadas para mejorar los efectos del evento de ajuste específico[20,23]. Por ejemplo, en presencia del acontecimiento de ajuste (por ejemplo, el día en que los síntomas de una enfermedad comienzan a hacerse evidentes),

El refuerzo diferencial de la omisión de la conducta (DRO) se utiliza a menudo como una estrategia de consecuencias para abordar la conducta autoestimulante (por ejemplo, Ref. 38). El DRO implica la entrega sistemática de refuerzos tras una

Las estrategias como las descritas aquí se aplican a menudo en combinación como un paquete de apoyo de comportamiento positivo (por ejemplo, Ref. 13). Los planes de apoyo al comportamiento positivo consisten en estrategias de intervención combinadas para abordar

orejas de recién nacido con síndrome de down

argumentando un estereotipo que implica un estilo de personalidad agradable, afectuoso y pasivo (Gibbs y Thorpe, 1983; Rodgers, 1987). Este estereotipo ha sido apoyado por estudios sobre la percepción de los padres de los niños con síndrome de Down, donde en un estudio,

Se ha demostrado que los niños mayores se dirigen al experimentador con comportamientos sociales fuera de la tarea que les distraen de la misma (Pitcairn y Wishart, 1994). Estos comportamientos sociales pueden incluir dirigir la atención del experimentador hacia otra cosa y/o

el desarrollo del cerebro (por ejemplo, un procesamiento visual más fuerte y un procesamiento verbal más débil; Frangou et al., 1997; Jarrold, Baddeley y Hewes, 1999; Klein y Mervis, 1999; Laws, 1998; Pinter et al., 2001; Pueschel, Gallagher, Zartler y Pezzullo, 1987; Wang y

asociaciones entre los rendimientos medios a los 5 meses y posteriormente a los 13, 15, 18 y 24 meses en bebés con síndrome de Down (Cicchetti & Mans-Wagener, 1987). En cambio, se observan fuertes asociaciones en otras áreas sensoriomotoras, como la imitación vocal,

¿el síndrome de down es genético?

Las cardiopatías congénitas son el tipo de defecto de nacimiento más frecuente. Gracias a los avances en la atención médica y el tratamiento, los bebés con una cardiopatía congénita tienen una vida más larga y saludable. Conozca más datos sobre las cardiopatías congénitas a continuación.

Las cardiopatías congénitas están presentes al nacer y pueden afectar a la estructura del corazón del bebé y a su funcionamiento. Pueden afectar a la forma en que la sangre fluye a través del corazón y hacia el resto del cuerpo. Las cardiopatías congénitas pueden variar de leves (como un pequeño orificio en el corazón) a graves (como partes del corazón ausentes o mal formadas).

Aproximadamente 1 de cada 4 bebés nacidos con un defecto cardíaco tiene una cardiopatía crítica (también conocida como defecto cardíaco congénito crítico).1 Los bebés con una cardiopatía crítica necesitan una intervención quirúrgica u otros procedimientos durante el primer año de vida.

Algunas cardiopatías congénitas pueden diagnosticarse durante el embarazo mediante un tipo especial de ecografía denominada ecocardiograma fetal, que crea imágenes ecográficas del corazón del bebé en desarrollo. Sin embargo, algunas cardiopatías congénitas no se detectan hasta después del nacimiento o más adelante en la vida, durante la infancia o la edad adulta. Si un profesional sanitario sospecha que puede haber una cardiopatía congénita, se pueden realizar varias pruebas al bebé (como un ecocardiograma) para confirmar el diagnóstico.

Leer más  Yo pienso en ti como tu piensas en el