Cosas que la ciencia no puede explicar

Cosas que no se pueden explicar

La percepción de que la religión y la ciencia entran en conflicto suele provenir de la idea de que la religión está obsoleta. La ciencia, después de todo, ha demostrado que el mundo no se creó en siete días naturales, que las especies surgieron de la evolución, que el sol y no la tierra es el centro del universo. Las herramientas seculares de la ciencia moderna pueden mostrarnos una verdad objetiva y probada sobre el universo, así que ¿qué necesidad hay de la religión? ¿No debería provenir todo el conocimiento fiable de la investigación científica? Más aún, ¿hay algo que la ciencia no pueda explicar?

En un debate grabado con el ateo Peter Atkins, el filósofo cristiano William Lane Craig enumera cinco cosas que la ciencia no puede explicar. Resumiré aquí la lista de Craig, con análisis y detalles adicionales[1].

1) Lógica y matemáticas.  La ciencia no puede explicar las verdades de las matemáticas porque las asume en sus modelos y análisis. Más importante aún, los métodos de la ciencia son, en última instancia, experimentales y observacionales. La confirmación de la relatividad especial, por ejemplo, provino del experimento de Michelson-Morley, del experimento de Hafele-Keating y de otros[2]. Estos experimentos proporcionaron una cantidad limitada de datos a partir de los cuales los científicos extrapolaron una teoría general. Los matemáticos, en cambio, no pueden generalizar a partir de unas pocas observaciones como hacen los científicos. Por ejemplo, Euclides no demostró el teorema de Pitágoras comprobándolo para seis o siete triángulos diferentes. Algunos matemáticos -entre los que se encuentra Georg Cantor- han sugerido una relación entre las matemáticas y la teología, dejando quizás un espacio para la religión fuera de la jurisdicción de la ciencia.

Leer más  Como se llama el agujero hecho en la tierra

Cosas que no se pueden probar

El ser humano ha viajado a la Luna y ha descubierto los secretos del Humo de Taos, la Caldera del Diablo y quizá incluso las pirámides de Egipto. Pero todavía hay muchos fenómenos que la ciencia no puede explicar. Aunque los científicos tienen teorías sobre los siguientes fenómenos, nadie puede decir con certeza por qué ocurren. He aquí nueve misterios de la vida que siguen dejando perplejos a los expertos de todo el mundo.

Bostezar es algo que probablemente haces todos los días, pero, curiosamente, los científicos aún no saben por qué.  Recientemente, la comunidad científica se ha inclinado por la idea de que el bostezo es un comportamiento termorregulador que enfría el cerebro, pero su verdadera función biológica aún no está clara. Un estudio de 2005 publicado en Cognitive Brain Research descubrió que las redes cerebrales responsables de la empatía y las habilidades sociales se activan cuando se ve a alguien bostezar. Los investigadores también han observado que los chimpancés pueden “contagiarse” de los bostezos de los humanos.  “Copiar las expresiones faciales de los demás nos ayuda a adoptar y comprender su estado actual”, afirma Matthew Campbell, del Centro Nacional de Investigación de Primates Yerkes de la Universidad de Emory.Por eso, según un estudio, los psicópatas no son tan susceptibles de contagiar sus bostezos.  Leer más: Atrapar el bostezo de alguien está relacionado con la empatía, y los psicópatas suelen ser inmunes

Loading...

Cosas que la ciencia no puede explicar reddit

Explicar cómo algo tan complejo como la conciencia puede surgir de un bulto gris y gelatinoso de tejido en la cabeza es, sin duda, el mayor reto científico de nuestro tiempo. El cerebro es un órgano extraordinariamente complejo, formado por casi 100.000 millones de células -conocidas como neuronas-, cada una de ellas conectada a otras 10.000, lo que supone unos diez billones de conexiones nerviosas.

Leer más  Sistemas de iluminacion sin electricidad

Hemos avanzado mucho en la comprensión de la actividad cerebral y su contribución al comportamiento humano. Pero lo que nadie ha conseguido explicar hasta ahora es cómo todo esto se traduce en sentimientos, emociones y experiencias. ¿Cómo es que el paso de señales eléctricas y químicas entre las neuronas da lugar a una sensación de dolor o a una experiencia de color rojo?

Durante gran parte del siglo XX hubo un gran tabú a la hora de cuestionar el misterioso mundo interior de la conciencia: no se consideraba un tema adecuado para la “ciencia seria”. Las cosas han cambiado mucho, y ahora hay un amplio acuerdo en que el problema de la conciencia es una cuestión científica seria. Pero muchos investigadores de la conciencia subestiman la profundidad del desafío, creyendo que sólo tenemos que seguir examinando las estructuras físicas del cerebro para averiguar cómo producen la conciencia.

Cosas del universo que no tienen sentido

Se han registrado demasiados avistamientos públicos de relámpagos en forma de bola como para considerarlos ficticios. Se trata literalmente de una bola ardiente de rayos que suele aparecer durante una tormenta. Lo que lo hace increíblemente intrigante es que estas esferas ardientes son realmente móviles, con poderes aparentemente inexplicables. La gente ha visto cómo los rayos de bola atraviesan bloques de metal, madera e incluso edificios. Van acompañados de un fuerte olor sulfuroso y tienen una duración que oscila entre un segundo y un minuto.

Los relámpagos de bola pueden causar daños importantes, como la quema de objetos a su paso. Hasta ahora, la explicación científica más popular dice que las bolas de rayo están hechas de silicio vaporizado. En 2012, científicos de China capturaron por primera vez imágenes de vídeo y espectrográficas de los rayos en bola. Las imágenes han permitido a los científicos determinar de qué están hechas estas bolas de fuego, por lo que, puede que estemos cerca de una explicación.

Leer más  El cerebro explicado para niños de infantil

A veces, antes, durante o después de un gran terremoto, se ven en el cielo misteriosas luces intermitentes. La gente las ha descrito como azules, blancas, multicolores, o a veces de todos los colores del espectro. Estas luces de los terremotos suelen durar sólo unos segundos, aunque algunas se han observado hasta un minuto.