Brunelleschi santa maria del fiore

Construcción de santa maria del fiore

El Campanile de Giotto (/ˌkæmpəˈniːli, -leɪ/, también US: /ˌkɑːm-/, italiano: [kampaˈniːle]) es un campanile independiente que forma parte del conjunto de edificios que componen la Catedral de Florencia en la Piazza del Duomo de Florencia, Italia.

Situado junto a la Basílica de Santa María del Fiore y el Baptisterio de San Juan, la torre es una de las obras maestras de la arquitectura gótica florentina con su diseño de Giotto, sus ricas decoraciones escultóricas y sus incrustaciones de mármol policromado.

A la muerte, en 1302, de Arnolfo di Cambio, primer maestro de obras de la catedral, y tras una interrupción de más de treinta años, el célebre pintor Giotto di Bondone fue nombrado su sucesor en 1334[1]. Giotto concentró su energía en el diseño y la construcción de un campanario para la catedral. Se había convertido en un arquitecto eminente, gracias a la creciente autonomía del arquitecto-diseñador respecto a los artesanos desde la primera mitad del siglo XIII. La primera piedra se colocó el 19 de julio de 1334[2]. Su diseño estaba en armonía con la policromía de la catedral, aplicada por Arnolfo di Cambio, dando a la torre una visión como si estuviera pintada. En su diseño, también aplicó el claroscuro y alguna forma de perspectiva en lugar de un estricto dibujo lineal del campanario. Y en lugar de un esqueleto de filigrana de un edificio gótico, aplicó una superficie de mármol coloreado en patrones geométricos.

La virgen con el niño

Uno de los logros arquitectónicos más significativos de todo el Renacimiento fue sin duda la construcción, por parte de Filippo Brunelleschi, de la cúpula de la Catedral de Florencia. Esta obra, iniciada en el verano de 1420, se terminó (salvo la linterna) en 1436.

Leer más  Musée d art moderne de la ville de paris

Desde el punto de vista arquitectónico, la construcción de la Cúpula de Santa María del Fiore representó el acontecimiento que marcó el inicio del Renacimiento, es decir, el redescubrimiento de los modelos de construcción de la época clásica y los cambios contemporáneos en la organización de las obras, con la separación de los papeles de proyectista y constructor, sistema que sigue vigente en la actualidad. Fue la nueva figura del proyectista, ejemplificada por Brunelleschi, la que confirió a la arquitectura el estatus de disciplina artístico-científica, a partir de ese momento con pleno derecho a reclamar su lugar en el sistema cultural.

Loading...

La cúpula se construyó sin emplear centrado (una estructura de madera o hierro) para sostener la mampostería. Para ello, superando el escepticismo de sus conciudadanos, Brunelleschi ideó algunas soluciones extraordinarias para aligerar la imponente estructura y organizar eficazmente una obra capaz de cumplir los requisitos de las distintas fases de construcción y garantizar la estabilidad de los planos sobre los que se colocaban los ladrillos, marcados por una inclinación progresiva desde la base hasta el óculo de la cúpula. Para construir la cúpula, Brunelleschi empleó máquinas innovadoras que él mismo diseñó. La organización de la obra y la disponibilidad de máquinas que podían mover enormes pesos y elevarlos a alturas considerables jugaron un papel decisivo en la construcción de la cúpula. Brunelleschi no dejó dibujos ni descripciones verbales de las distintas máquinas que diseñó y utilizó. Sin embargo, su carácter excepcionalmente innovador atrajo la atención de los más grandes ingenieros del siglo XV (Taccola, Francesco di Giorgio, Bonaccorso Ghiberti y Giuliano da Sangallo), cuyo elocuente testimonio ha sobrevivido. Incluso Leonardo da Vinci dibujó en sus cuadernos, con extrema precisión, las máquinas más importantes utilizadas por Brunelleschi para construir la cúpula.

Leer más  Exposiciones de fotografía en madrid

El campanario de giotto

Imagina la próspera ciudad de Florencia en el año 1296. Orgullosos de su ciudad, los florentinos comenzaron a construir una gloriosa catedral, reservando suficiente espacio en su diseño para una enorme cúpula. Pero había un problema: nadie sabía cómo erigir una cúpula que tendría casi 150 pies de ancho y que comenzaría a 180 pies sobre el suelo, encima de los muros existentes.

Otros interrogantes asaltaban a los supervisores de la catedral. Sus planes de construcción evitaban los arbotantes y los arcos ojivales del estilo gótico tradicional, preferido entonces por ciudades rivales del norte, como Milán, archienemigo de Florencia. Sin embargo, estas eran las únicas soluciones arquitectónicas que se conocían para una estructura tan grande. ¿Podría una cúpula de decenas de miles de toneladas mantenerse en pie sin ellas? ¿Había suficiente madera en la Toscana para los andamios y las plantillas que se necesitarían para dar forma a la mampostería de la cúpula? ¿Y podría construirse una cúpula en la planta octogonal dictada por los muros existentes -ocho cuñas en forma de tarta- sin que se colapsara hacia el interior cuando la mampostería se arquease hacia el vértice? Nadie lo sabía.

Basílica de santa cruz en florencia

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Baptisterio de Florencia” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (septiembre de 2020) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla) Baptisterio de Florencia (Battistero di San Giovanni)

El Baptisterio de Florencia, también conocido como el Baptisterio de San Juan (en italiano: Battistero di San Giovanni), es un edificio religioso de Florencia, Italia, y tiene el estatus de basílica menor[1] El baptisterio octogonal se encuentra tanto en la Plaza del Duomo como en la Plaza de San Giovanni, frente a la Catedral de Florencia y el Campanile di Giotto.

Leer más  La familia del infante don luis de borbón

El baptisterio es uno de los edificios más antiguos de la ciudad, construido entre 1059 y 1128 en estilo románico florentino. Aunque el estilo florentino no se extendió por Italia tan ampliamente como el románico pisano o el lombardo, su influencia fue decisiva para el desarrollo posterior de la arquitectura, ya que constituyó la base a partir de la cual Francesco Talenti, Leon Battista Alberti, Filippo Brunelleschi y otros maestros arquitectos de su época crearon la arquitectura renacentista. En el caso del románico florentino, se puede hablar de “proto-renacimiento”,[2] pero al mismo tiempo de una supervivencia extrema de la tradición arquitectónica tardoantigua en Italia, como en los casos de la Basílica de San Salvatore, en Spoleto, el Templo de Clitumnus y la iglesia de Sant’Alessandro en Lucca.