La libertad guiando al pueblo estilo

la muerte de marat

Cuando Delacroix pintó La Libertad guiando al pueblo, ya era el líder reconocido de la escuela romántica en la pintura francesa[2]. Delacroix, que nació cuando el Siglo de las Luces estaba dando paso a las ideas y el estilo del romanticismo, rechazó el énfasis en el dibujo preciso que caracterizaba el arte académico de su época, y en su lugar dio un nuevo protagonismo al color libremente pincelado.

Delacroix pintó su obra en el otoño de 1830. En una carta a su hermano fechada el 21 de octubre, escribió: “Mi mal humor se desvanece gracias al trabajo. Me he embarcado en un tema moderno: una barricada. Y si no he luchado por mi país, al menos pintaré para él”. El cuadro se expuso por primera vez en el Salón oficial de 1831.

Delacroix representó a la Libertad como una figura alegórica de diosa y como una robusta mujer del pueblo. El montículo de cadáveres y restos actúa como una especie de pedestal desde el que la Libertad sale del lienzo, descalza y con los pechos desnudos, hacia el espacio del espectador. Según Marcus Rediker[3], podría haberse inspirado en un retrato holandés de una Ana Bonny combatiente. El gorro frigio que lleva se convirtió en símbolo de la libertad durante la primera Revolución Francesa, en 1789. El cuadro se ha considerado un marcador del final del Siglo de las Luces, ya que muchos estudiosos consideran que el final de la Revolución Francesa es el inicio de la era romántica[4].

eugène delacroixartista francés

Cuando Delacroix pintó La Libertad guiando al pueblo, ya era el líder reconocido de la escuela romántica en la pintura francesa[2]. Delacroix, que nació cuando el Siglo de las Luces estaba dando paso a las ideas y el estilo del romanticismo, rechazó el énfasis en el dibujo preciso que caracterizaba el arte académico de su tiempo, y en su lugar dio un nuevo protagonismo al color libremente pincelado.

Delacroix pintó su obra en el otoño de 1830. En una carta a su hermano fechada el 21 de octubre, escribió: “Mi mal humor se desvanece gracias al trabajo. Me he embarcado en un tema moderno: una barricada. Y si no he luchado por mi país, al menos pintaré para él”. El cuadro se expuso por primera vez en el Salón oficial de 1831.

Loading...

Delacroix representó a la Libertad como una figura alegórica de diosa y como una robusta mujer del pueblo. El montículo de cadáveres y restos actúa como una especie de pedestal desde el que la Libertad sale del lienzo, descalza y con los pechos desnudos, hacia el espacio del espectador. Según Marcus Rediker[3], podría haberse inspirado en un retrato holandés de una Ana Bonny combatiente. El gorro frigio que lleva se convirtió en símbolo de la libertad durante la primera Revolución Francesa, en 1789. El cuadro se ha considerado un marcador del final del Siglo de las Luces, ya que muchos estudiosos consideran que el final de la Revolución Francesa es el inicio de la era romántica[4].

napoleón cruzando los alpes

En el cuadro, la Libertad conduce al pueblo sobre los cuerpos de los caídos. Con estridencia y aliento, levanta la tricolor de la Revolución Francesa en una mano y blande una bayoneta en la otra; los muertos son su pedestal, su plinto para declarar la revolución: son victoriosos.

La Libertad es un cuadro bidimensional. Delacroix utiliza la perspectiva lineal para dar el efecto de espacio tridimensional. Utiliza la perspectiva aérea y la ciudad del fondo es más pequeña, con el cielo azul y gris.

El significado de la imagen, el contenido, es el deseo de libertad del pueblo, y la batalla que éste libra para conseguirla. La libertad guía al pueblo. Delacroix utiliza estas imágenes para contar la historia: al mirar el cuadro sabes que hay una victoria, un triunfo, aunque no seas consciente de la situación.

La alegoría de la Libertad la personifica una joven del pueblo con el gorro frigio, cuyos rizos se escapan hacia su cuello. Vibrante, fogosa, rebelde y victoriosa, evoca la Revolución de 1789, la sans-culotte y la soberanía popular. En su mano derecha levantada está la bandera roja, blanca y azul, símbolo de la lucha que se despliega hacia la luz como una llama.

la libertad guiando al pueblo louvre

La Libertad guiando al pueblo es uno de los cuadros románticos más conocidos de Eugéne Delacroix y se asocia a menudo con la Revolución Francesa de 1789, aunque fue pintado tras el levantamiento de 1830 conocido como las Tres Glorias.

Delacroix escribió a su sobrino Charles Verninac: “Tres días entre disparos y balas, ya que había combates por todas partes. Un simple paseante como yo corría el mismo riesgo de parar una bala que los improvisados héroes que avanzaban sobre el enemigo con trozos de hierro fijados a los mangos de las escobas”.

Se inspiró en Rubens y en otros pintores del Renacimiento veneciano, haciendo hincapié en el color y el movimiento más que en la claridad de los contornos y la forma cuidadosamente modelada. Sus temas centrales se caracterizaban por su contenido dramático y romántico, lo que le llevó a viajar al norte de África en busca de lo exótico. Amigo y seguidor de Théodore Géricault, Delacroix también se inspiró en Byron, con quien compartía una fuerte identificación con las “fuerzas de lo sublime” de la naturaleza en acción violenta.

Leer más  Restauracion portico de la gloria santiago de compostela