Cuantos inmigrantes hay en españa

Estados unidos

Colombia se situó como el país de origen del mayor grupo de inmigrantes en España en 2020, según revelan los últimos datos. Más de 51 mil personas emigraron del país sudamericano a España ese año. El segundo grupo más numeroso fue el de los marroquíes, con unos 44,7 mil recién llegados.

Cuestión de equilibrioLa tasa de migración neta de España cambió de rumbo principalmente por la gran afluencia de extranjeros que se trasladan a residir al país mediterráneo. El flujo migratorio español se ralentizó (poner stat) tras la crisis financiera de 2008, que dejó a España con una de las tasas de paro más altas de Europa, aunque el número de extranjeros que optó por cambiar de residencia vio un crecimiento importante en los últimos años. En 2017, los marroquíes se situaron en primer lugar como la nacionalidad extranjera que más se trasladó a España, seguidos de cerca por los colombianos y los venezolanos.

En 2015, la Unión Europea se enfrentó a un creciente número de refugiados llegados de Oriente Medio, iniciando un periodo en el que el número de solicitudes de asilo en Europa se disparó, alcanzando ese mismo año un máximo de más de 1,2 millones de solicitantes. La mayoría de estas solicitudes fueron gestionadas por Alemania, que fue el país europeo que más recibió estas solicitudes en 2017. Además, las cifras de migración muestran que Alemania acogió a unos 14 millones de ciudadanos nacidos en el extranjero, situándose como el país que más inmigrantes acogió en Europa en 2018. En comparación, la población extranjera de España se situó apenas por encima de los seis millones, posicionando al país del Mediterráneo Occidental en el sexto lugar de la lista europea de población nacida en el extranjero.

Problemas de los inmigrantes en españa

España es un país que, en pocos años, ha experimentado un cambio drástico en su comportamiento migratorio. Ha pasado de ser un país de emigración a uno de inmigración. Pero, a su vez, las cifras de residentes extranjeros en España no se ajustan a un único modelo de inmigración. Son varios los modelos que se aplican, en relación con los orígenes y los objetivos de los inmigrantes. Todo ello se produce en el marco de un panorama europeo que implica una importante llegada de inmigrantes a países económicamente maduros pero también dinámicos en términos de crecimiento económico. Estos considerables flujos de inmigración, de crecimiento continuo, se producen en un contexto mundial en el que la velocidad y la facilidad de los desplazamientos son cada vez mayores. De cara al futuro, parece oportuno diseñar políticas de inmigración sensatas y razonables con vistas a su probable relevancia a medio plazo.

1 En cierta medida, la historia de la humanidad es el continuo movimiento de grupos humanos de una parte a otra del planeta. En esos movimientos, las personas, como dijo Michel de Montaigne hace siglos, buscan siempre su bienestar y su libertad. Ambas son condiciones supremas anheladas por todos los seres humanos. Lo que ocurre es que nuestra percepción de ambos conceptos varía a lo largo del tiempo y adquiere matices y rasgos dispares. Pero fundamentalmente su esencia permanece.

La emigración en españa

La inmigración en España ha tenido importantes impactos demográficos, sociales y económicos. Desde finales del siglo XX hasta aproximadamente 2010, el número de inmigrantes ha aumentado considerablemente, llegando a ser más de uno de cada diez habitantes. En 2021, la población de España era de 47,4 millones de personas, incluyendo 5,4 millones de personas con nacionalidad no española.

En España viven más rumanos que en cualquier otro país de la UE, y los residentes marroquíes representan la mayor comunidad de origen africano. Sin embargo, el mayor crecimiento de la diáspora se produce en la comunidad colombiana, con una tasa de crecimiento anual del 14,1% en 2020.

Las Islas Canarias se han convertido en un foco de inmigración irregular, al igual que las costas peninsulares y otros territorios españoles. Esto incluye a los solicitantes de asilo que entran en el país para pedir el estatus de refugiado en la Unión Europea. Sin embargo, el número de llegadas irregulares alcanzó su máximo en 2018.

La inmigración en España ha tenido importantes impactos demográficos, sociales y económicos. Desde finales del siglo XX hasta aproximadamente 2010, el número de inmigrantes ha aumentado considerablemente, llegando a ser más de uno de cada diez habitantes. En 2021, la población de España era de 47,4 millones de personas, incluyendo 5,4 millones de personas con nacionalidad no española.

Francia

Según recoge la fuente, los marroquíes se sitúan en primer lugar como la nacionalidad extranjera con más residentes en España en 2021, seguidos de cerca por los rumanos. Tras años de pérdida de población extranjera, las cifras de inmigración de España empezaron a repuntar en 2015, y el número de personas que se trasladaron al país mediterráneo superó al de extranjeros que decidieron marcharse.

A pesar de que España pierde continuamente a sus nacionales, las cifras de afluencia migratoria del país europeo experimentaron un enorme aumento en los últimos años, cesando en 2016 la continua tendencia a la baja de la población del país. La población de España lleva muchos años en declive y se prevé que aumente en casi un millón de personas para 2026. La inmigración jugará un papel importante para ello, ya que España tiene la tasa de fertilidad más baja de la Unión Europea, con apenas 1,23 hijos por mujer según los últimos informes.

En 2015, la Unión Europea se enfrentó a un número creciente de refugiados que llegaban de Oriente Medio. En consecuencia, las cifras de migración muestran que Alemania acogió a unos 15 millones de ciudadanos nacidos en el extranjero, situándose como el país que más inmigrantes acogió en Europa en 2020. En comparación, la población extranjera de España se limitó a casi siete millones, lo que sitúa al país del Mediterráneo occidental en el tercer lugar de la lista europea de población nacida en el extranjero.