Carta de un bebe a su padre primerizo

querido papá de la niña por nacer

Pronto vendré, y sé que eso puede asustarte. Hay mucho que hacer para prepararse, y probablemente estés dedicando gran parte de tu tiempo a ocuparte de las cosas externas -mi habitación, mi seguridad, la salud y la felicidad de la mujer a cuyo vientre llamo actualmente hogar- y eso es mucho que manejar. Pero papá, lo estás haciendo muy bien.

Esperaré porque sé que vas a ser el mejor padre que podría pedir. Lo sé porque ya me amas más de lo que jamás creíste que era posible amar a alguien. Puedo sentirlo, y hago todo lo que puedo para devolvértelo. Cuando me tengas en tus brazos, sabré que estoy a salvo. Atesoraré los recuerdos de cuando me cantas para dormir durante el resto de mi vida, por muy desafinada que sea la música. Me encantarán los juegos tontos que jugamos. Te echaré de menos cuando te vayas (a trabajar, o al supermercado, o a ducharte), pero esperaré pacientemente, sabiendo que siempre volverás.

No recordaré las rozaduras del pañal, los tiempos muertos o la primera vez que me puse enfermo. No recordaré que tenías miedo. Probablemente ni siquiera lo notaré, porque no tengo miedo. Te tengo a ti. Lo que sí veré, y lo que siempre recordaré, es el amor y cómo me has cuidado.

querido papá del bebé no nacido

Has elegido ponerte a ti mismo y a tu carrera por delante de tu hija. Entiendo que no sientas lo mismo por mí, lo asumo. Pero tuvimos un hijo que pensé que criaríamos juntos. Dijimos que la criaríamos juntos.  Un día preguntará dónde estás, ¿y qué le digo? ¿Le digo que eres la persona decente que yo creía que eras? ¿O le digo la verdad y le doy el ejemplo de lo que debe ser un hombre?  ¿La forma en que un hombre debe tratarla?

Cuando le presenten a los hombres, quiero que no tenga miedo. Quiero que sepa lo que no debe tolerar y, por desgracia, tú no estás en condiciones de ser un modelo a seguir. Quería que fueras el hombre que diera el ejemplo de lo que ella debe esperar.  No quiero odiarte, de verdad que no. Pero tu falta de respeto hacia tu hija es enfermiza.  Quiero que seas un padre para tu hija. Sé ese modelo a seguir, ese confidente, ese mejor amigo, ese cuidador, esa manta de confort, ese padre que ella se merece.  Ella da todo el amor y la felicidad que podrías desear, es nuestro trabajo como sus padres devolverle eso, independientemente de cómo seamos tú y yo.

Loading...

papá va a ser poemas de un bebé no nacido

Bueno… ha sido toda una aventura, ¿no? Cuando te conocí, estabas frotando la barriga de mamá y hablándome suavemente. Pude conocerte en persona, al final de ese túnel lleno de baches, mientras animabas a mamá y me esperabas. Pasar el rato bajo todas esas luces brillantes con los otros bebés no fue tan bueno, pero me gustó mucho poder visitarte a ti y a mamá en su habitación. Ahora, de repente, estamos en este nuevo lugar y tengo que decir que has hecho un gran trabajo. Dondequiera que miro, veo cosas para mí. Ni siquiera sé todavía lo que son, ¡pero estoy deseando descubrirlo!

Así que me estoy acostumbrando a esta cosa del bebé, ahora que estoy fuera de mi agradable y cálida piscina. Definitivamente ha sido una llamada de atención; su mundo es mucho más brillante, ruidoso y frío que el mío. Me alegro de teneros a ti y a mamá cerca, ya que definitivamente lo hacéis más cómodo.

¿Y tú? ¿Cómo te va? No sé mucho sobre cómo eran las cosas antes de que yo apareciera, pero estos días parece que tú y mamá vais constantemente de aquí para allá, llevándome de habitación en habitación y trayendo siempre cosas. No me malinterpretes: me encantan las mantas calentitas, los pañales frescos y la deliciosa leche, pero parece que estáis muy ocupados todo el tiempo. Probablemente no has tenido mucho tiempo para pensar en cosas desde que llegué, pero yo no he tenido más que tiempo. Así que, si tienes un momento, he pensado en compartir algunas observaciones y consejos que podrían hacer la vida conmigo un poco más fácil en esta carta del bebé al papá. Verás, no soy tan misterioso, así que allá voy…

mensaje del niño por nacer al padre

Tu bebé está por fin en tus brazos. Seguramente te preguntarás si tu pequeño te reconoce o no. Pues bien, lo cierto es que los bebés se sienten naturalmente atraídos por las caras, y prefieren observar los rostros humanos por encima de otras cosas. En el siguiente artículo hablaremos de cuándo los bebés reconocen a su madre, a su padre y a otras personas conocidas.

Un bebé recién nacido se siente más cómodo cerca de la madre porque no sólo le resultan familiares su olor y su voz, sino que además la ve más a lo largo del día. En la mayoría de los casos, el bebé está mucho más con la madre que con otros miembros de la familia, por lo que los bebés reconocen primero a sus madres. Cuando un bebé cumple tres meses y puede distinguir entre varias caras, puede empezar a desconfiar de los extraños y de las caras desconocidas. Así pues, la pregunta sigue siendo: ¿conocen los bebés a su madre al nacer? Es discutible, pero no cabe duda de que la madre es una de las primeras personas con las que se familiariza un recién nacido.

Leer más  Como hacer un sistema solar que gire paso a paso