Depresion del sistema nervioso central

causas de la depresión del sistema nervioso central

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La depresión del SNC es una forma de depresión causada por el uso indebido de depresores del SNC. Los depresores del SNC son sustancias que pueden ralentizar el sistema nervioso central. Algunos ejemplos comunes son los opioides, los sedantes y los hipnóticos. Estos fármacos se utilizan para tratar el dolor, la ansiedad, los trastornos del sueño y el estrés. El sistema nervioso central está formado por el cerebro y la médula espinal y controla funciones como la circulación sanguínea y la digestión.

Los depresores del sistema nervioso central actúan aumentando la actividad de un neurotransmisor cerebral llamado ácido gamma-aminobutírico (GABA). El aumento de la actividad del GABA en el cerebro provoca una ralentización de la actividad cerebral.  La depresión del SNC es especialmente común entre las personas que consumen estas sustancias de forma recreativa.

ejemplos de depresión del snc

La depresión del sistema nervioso central suele estar causada por el consumo de fármacos depresores como el etanol, los opioides, los barbitúricos, las benzodiacepinas, los anestésicos generales y los anticonvulsivos como la pregabalina utilizada para tratar la epilepsia[2][3].

La sobredosis de fármacos suele estar causada por la combinación de dos o más fármacos depresores, aunque también es posible la sobredosis por el consumo de una gran dosis de un solo fármaco depresor. La depresión del sistema nervioso central también puede ser causada por la inhalación o ingestión accidental o intencionada de ciertas sustancias químicas volátiles como la butanona (contenida en el cemento plástico) o el alcohol isopropílico. Otras causas de depresión del sistema nervioso central son las alteraciones metabólicas, como la hipoglucemia[4].

En un estudio en el que se comparaba la depresión del sistema nervioso central debida a dosis supraterapéuticas de triazolam (una benzodiacepina), pentobarbital (un barbitúrico) y ácido gamma-hidroxibutírico (GHB), parecía que el GHB tenía la función dosis-efecto más fuerte. Como el GHB tiene una alta correlación entre su dosis y su depresión del sistema nervioso central, tiene un alto riesgo de sobredosis accidental. En el caso de una sobredosis accidental de GHB, los pacientes pueden quedar somnolientos, dormidos y pueden entrar en coma. Aunque el GHB tenía mayores efectos sedantes en dosis altas en comparación con el triazolam y el pentobarbital, tenía menos efecto amnésico. El despertar de los sujetos que recibieron GHB a veces requirió incluso un estímulo doloroso; esto no se observó en los pacientes que recibieron triazolam o pentobarbital del grupo. Durante la fuerte sedación con GHB, los sujetos mantuvieron una respiración y una presión sanguínea normales. Esto no suele ocurrir con los opioides, ya que causan depresión respiratoria[5].

tratamiento de la depresión del sistema nervioso central

La depresión del sistema nervioso central suele estar causada por el uso de fármacos depresores como el etanol, los opiáceos, los barbitúricos, las benzodiacepinas, los anestésicos generales y los anticonvulsivos como la pregabalina, utilizada para tratar la epilepsia[2][3].

La sobredosis de fármacos suele estar causada por la combinación de dos o más fármacos depresores, aunque también es posible la sobredosis por el consumo de una gran dosis de un solo fármaco depresor. La depresión del sistema nervioso central también puede ser causada por la inhalación o ingestión accidental o intencionada de ciertas sustancias químicas volátiles como la butanona (contenida en el cemento plástico) o el alcohol isopropílico. Otras causas de depresión del sistema nervioso central son las alteraciones metabólicas, como la hipoglucemia[4].

En un estudio en el que se comparaba la depresión del sistema nervioso central debida a dosis supraterapéuticas de triazolam (una benzodiacepina), pentobarbital (un barbitúrico) y ácido gamma-hidroxibutírico (GHB), parecía que el GHB tenía la función dosis-efecto más fuerte. Como el GHB tiene una alta correlación entre su dosis y su depresión del sistema nervioso central, tiene un alto riesgo de sobredosis accidental. En el caso de una sobredosis accidental de GHB, los pacientes pueden quedar somnolientos, dormidos y pueden entrar en coma. Aunque el GHB tenía mayores efectos sedantes en dosis altas en comparación con el triazolam y el pentobarbital, tenía menos efecto amnésico. El despertar de los sujetos que recibieron GHB a veces requirió incluso un estímulo doloroso; esto no se observó en los pacientes que recibieron triazolam o pentobarbital del grupo. Durante la fuerte sedación con GHB, los sujetos mantuvieron una respiración y una presión sanguínea normales. Esto no suele ocurrir con los opioides, ya que causan depresión respiratoria[5].

efectos de los depresores del sistema nervioso central

Los depresores del sistema nervioso central (SNC) son medicamentos que incluyen sedantes, tranquilizantes e hipnóticos. Estos fármacos pueden ralentizar la actividad cerebral, por lo que son útiles para tratar la ansiedad, el pánico, las reacciones de estrés agudo y los trastornos del sueño.

Los depresores del SNC provocan somnolencia; los sedantes suelen recetarse para tratar trastornos del sueño como el insomnio y los hipnóticos pueden inducir el sueño, mientras que los tranquilizantes se recetan para tratar la ansiedad o aliviar los espasmos musculares.

La mayoría de los depresores del SNC actúan en el cerebro aumentando la actividad del ácido gamma-aminobutírico (GABA), una sustancia química que inhibe la actividad cerebral. Esta acción provoca los efectos somníferos y calmantes que hacen que el medicamento sea eficaz para la ansiedad y los trastornos del sueño. Las personas que empiezan a tomar depresores del SNC suelen sentirse somnolientas y descoordinadas durante los primeros días, hasta que el cuerpo se adapta a estos efectos secundarios. Otros efectos del uso y del abuso pueden ser:

Si una persona toma depresores del SNC a largo plazo, puede necesitar dosis mayores para conseguir efectos terapéuticos. El uso continuado también puede conducir a la dependencia y al síndrome de abstinencia cuando se reduce o se interrumpe bruscamente su uso. La interrupción repentina también puede tener consecuencias perjudiciales, como las convulsiones.