Ayuno intermitente para mujeres

El mejor ayuno intermitente para mujeres

¿Está considerando el ayuno intermitente como una forma de alcanzar sus objetivos de pérdida de peso y de sentirse mejor en general? Esta guía completa le dirá todo lo que necesita saber sobre el ayuno intermitente, incluyendo cómo empezar y cómo hacer que funcione para usted.

Si me sigues desde hace tiempo, sabrás que he estado utilizando el Ayuno Intermitente (AI) como una forma de comer y gestionar mi ingesta de alimentos debido al impacto que tiene en la construcción de masa muscular y en la reducción de los antojos de comida.    También es un método útil para perder peso, ya que ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina y a quemar la grasa almacenada.

Además de ayudar a la pérdida de peso y a aumentar la masa muscular con el ejercicio, la IF presenta un montón de otros beneficios. Ayuda a mejorar el pensamiento, disminuye la resistencia a la insulina, reduce la presión arterial, y mucho más, que cubriremos a continuación. Hablo de todo esto en mi video Lo que como en un día: Ayuno Intermitente.

El ayuno intermitente es un régimen alimenticio por el cual usted come en momentos específicos (llamados la ventana de alimentación) y no durante las otras horas del día (llamado el período de ayuno). Se describe como un estilo de vida más que como una dieta. Se centra en cuándo se come en lugar de preocuparse por contar las calorías.

El ayuno intermitente para mujeres mayores de 40 años

porque se centra en cuándo se come y no en qué se come.    Además de ayudar a perder peso, numerosos estudios sugieren que el ayuno intermitente es una estrategia prometedora para proteger contra el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. En particular, un puñado de estudios ha descubierto que afecta de forma diferente a las mujeres que participan en la dieta que a los hombres.

Leer más  Que alimentos contienen vitamina b
Loading...

Por ejemplo, las mujeres con síndrome de ovario poliquístico que restringieron sus calorías a 1.000 al día durante una semana, observaron un aumento de los niveles de la hormona luteinizante, que regula la ovulación.Para ir a lo seguro, las mujeres deberían probar una ventana de ayuno de no más de 12 a 14 horas, dice Samantha McKinney, dietista registrada y entrenadora personal certificada en Life Time.  Importante: Si usted está tratando de concebir, consulte con su médico antes de probar el ayuno intermitente.Mientras que la evidencia sobre cómo el ayuno intermitente afecta a las mujeres todavía está emergiendo, parece que hay algunos beneficios generales, como:

1. Pérdida de pesoEl ayuno intermitente ayuda a la pérdida de peso al disminuir la cantidad de insulina en el cuerpo, una hormona que almacena grasa, dice McKinney.En una revisión de 2017 de 16 estudios, 11 encontraron una pérdida de peso estadísticamente significativa como resultado del ayuno intermitente. En otra revisión de 2014, los participantes experimentaron una pérdida de peso del 3% al 8% durante tres a 24 semanas y una reducción del 4% al 7% en la circunferencia de la cintura durante seis a 24 semanas.Mientras tanto, un pequeño estudio de 2012 de mujeres posmenopáusicas obesas encontró que aquellos que restringieron las calorías a través del ayuno intermitente durante cinco semanas vieron disminuciones significativas en el peso corporal, la circunferencia de la cintura y el porcentaje de grasa en comparación con aquellos que solo redujeron la ingesta de calorías.Sin embargo, otros estudios dicen que no es diferente de simplemente reducir las calorías.

Ayuno intermitente para mujeres mayores de 60 años

El método 16:8 de ayuno intermitente consiste en ayunar todos los días durante 16 horas y restringir la ventana de alimentación diaria a ocho horas. Para la mayoría de las personas, este horario significa no comer nada después de la cena y saltarse el desayuno. Se puede comer, por ejemplo, entre el mediodía y las 8 de la tarde. La investigación (muy limitada) demuestra que podría funcionar. En un estudio reciente (aunque pequeño) publicado en la revista Nutrition and Healthy Aging, 23 hombres y mujeres obesos siguieron la dieta 16:8 durante 12 semanas. En comparación con un grupo que había comido normalmente y no dentro de un plazo establecido, los que siguieron la dieta 16:8 ingirieron 350 calorías menos al día, perdieron una modesta cantidad de peso (alrededor del 3 por ciento de su peso corporal de media) y redujeron su presión arterial. No obstante, es importante señalar que se trata de un estudio pequeño y que pocos han examinado la dieta 16:8 específicamente, por lo que es difícil afirmar que seguir la dieta 16:8 sea una forma segura de perder el exceso de peso.

Leer más  5 Things that motivate you before starting a business

Curiosamente, seguir este tipo de plan de alimentación puede ayudar a controlar el apetito (contraintuitivo, ¿no?). Un estudio reciente publicado en la revista Obesity demostró que las personas que sólo comían durante una ventana de seis horas, en comparación con el seguimiento de un horario de alimentación normal, sentían menos hambre que el grupo de control, a pesar de que ambos grupos comían la misma cantidad de calorías. 2. El método 5:2

Ayuno intermitente para perder peso

El ayuno intermitente es un plan de alimentación que alterna entre el ayuno y la comida en un horario regular. Las investigaciones demuestran que el ayuno intermitente es una forma de controlar el peso y prevenir -o incluso revertir- algunas formas de enfermedad. Pero, ¿cómo se hace? ¿Y es seguro?

Con el ayuno intermitente, sólo se come durante un tiempo determinado. Ayunar durante un número determinado de horas al día o comer sólo una comida un par de días a la semana, puede ayudar a su cuerpo a quemar grasa. Y las pruebas científicas apuntan también a algunos beneficios para la salud.

El doctor Mark Mattson, neurocientífico de Johns Hopkins, ha estudiado el ayuno intermitente durante 25 años. Dice que nuestros cuerpos han evolucionado para poder pasar sin comer durante muchas horas, o incluso varios días o más. En la prehistoria, antes de que los humanos aprendieran a cultivar, eran cazadores y recolectores que evolucionaron para sobrevivir -y prosperar- durante largos períodos sin comer. Tenían que hacerlo: La caza y la recolección de frutos secos y bayas requerían mucho tiempo y energía.

Incluso hace 50 años, era más fácil mantener un peso saludable. La dietista de Johns Hopkins Christie Williams, M.S., R.D.N., lo explica: “No había ordenadores y los programas de televisión se apagaban a las 11 de la noche; la gente dejaba de comer porque se iba a la cama. Las raciones eran mucho más pequeñas. Más gente trabajaba y jugaba al aire libre y, en general, hacía más ejercicio”.

Leer más  Recetas con alubias rojas de bote