Para que sirve el carbon vegetal

Desintoxicación con carbón activado

Si se quema cualquier materia animal o vegetal con un suministro limitado de aire, como ocurre en el interior de una pila de leña, se obtiene carbón vegetal, esencialmente carbono mezclado con algunas cenizas minerales. El hecho de que el carbón vegetal arda mejor que la madera se observó probablemente poco después de que el hombre aprendiera a controlar el fuego, hace más de un millón de años. El primer uso del carbón vegetal con fines distintos al de proporcionar calor se produjo en torno al 30.000 a.C., cuando los hombres de las cavernas lo utilizaron como pigmento para dibujar en las paredes de las cuevas.

Luego, hacia el año 4.000 a.C., se produjo un descubrimiento monumental, probablemente por accidente, cuando un trozo de mineral cayó en un fuego de carbón vegetal y empezó a rezumar metal. Cuando los minerales naturales de cobre, zinc y óxidos de estaño se calientan con carbón vegetal, el carbono elimina el oxígeno y deja el metal puro. La aleación de cobre con estaño forma el bronce. A la Edad de Bronce le siguió la Edad de Hierro, caracterizada por la fundición de hierro a partir de óxido de hierro con carbón vegetal. Esa misma tecnología se sigue utilizando hoy en día. Pero no sólo la fundición de metales influyó en la historia.

Leer más  Panecillo 100 integral lidl calorías

Pastillas de carbón vegetal para la diarrea

Una pila de carbón vegetal o carbonera es una pila de madera cuidadosamente dispuesta, cubierta de césped u otra capa, en cuyo interior se enciende un fuego para producir carbón vegetal. La pila es atendida por un carbonero. Es similar a un horno de carbón, pero este último suele ser una estructura permanente hecha de materiales como la piedra.

En 1713 se inventó un proceso para producir coque apto para los altos hornos a partir de la hulla (carbón de piedra). A partir de entonces, el consumo del carbón vegetal, más caro, disminuyó constantemente a pesar del aumento de la producción de hierro. A partir del siglo XVII se utilizaron cada vez más los hornos de brea y en el siglo XIX también se emplearon las retortas. En consecuencia, cada vez se utilizaban menos pilas de carbón vegetal. El declive gradual del carbón vegetal comenzó en el siglo XIX, cuando la hulla prácticamente sustituyó al carbón vegetal y, más tarde, también el gas ciudad y la electricidad adquirieron mayor importancia. La Segunda Guerra Mundial desencadenó de nuevo una fuerte demanda de carbón vegetal. En esa época, los vehículos de motor también funcionaban con madera o carbón vegetal.

Usos del carbón vegetal

El carbón vegetal activado se utiliza como ingrediente alimentario. Se suele fabricar con bambú o cáscara de coco. Da a los alimentos un sabor terroso y ahumado, y su coloración negra les confiere un aspecto exótico y de moda[2].

Loading...

Los beneficios para la salud del carbón vegetal se remontan a la época clásica, cuando Hipócrates y Plinio lo recomendaban para enfermedades como el ántrax y el vértigo. El carbón activado absorbe las sustancias químicas, por lo que puede unirse tanto a las toxinas como a los nutrientes vitales, como las vitaminas, y puede reducir la eficacia de los medicamentos recetados. Por tanto, sus efectos son amplios e indiscriminados[2][3].

Leer más  Ligamentos colaterales de la rodilla

El carbón activado es el principal ingrediente del helado negro, que suele servirse con un cono negro que también contiene carbón. El helado suele contener otros aromas como horchata, almendra y coco para enmascarar el sabor del carbón[6][7].

Carbón activado antes de acostarse

El carbón activado, también conocido como carbón activado, es un medicamento que se utiliza para tratar las intoxicaciones que se producen por vía oral.[1] Para que sea eficaz, debe utilizarse en un plazo corto de tiempo desde que se produce la intoxicación, normalmente una hora.[1][2] No funciona para las intoxicaciones por cianuro, agentes corrosivos, hierro, litio, alcoholes o malatión.[2] Puede tomarse por vía oral o administrarse mediante una sonda nasogástrica.[3] Otros usos incluyen el interior de máquinas de hemoperfusión.[1]

Los efectos secundarios más comunes son vómitos, heces negras, diarrea y estreñimiento[1] El efecto secundario más grave, la neumonitis, puede producirse si se aspira en los pulmones[1][2] La obstrucción gastrointestinal y el íleo son efectos adversos menos comunes pero graves[1] El uso durante el embarazo y la lactancia es seguro[3] El carbón activado actúa adsorbiendo la toxina[1].

El carbón activado se utiliza para tratar muchos tipos de intoxicaciones orales, como el fenobarbital y la carbamazepina[7]. No es eficaz para una serie de intoxicaciones, entre ellas: ácidos o bases fuertes, hierro, litio, arsénico, metanol, etanol o etilenglicol[7].

Leer más  Indice de masa corporal definicion