Sonda voyager ii envia señales extrañas

Fotos de la voyager 2

Es posible que las cámaras se enciendan, pero no es una prioridad para la misión interestelar de la Voyager. Después de que la Voyager 1 tomara su última imagen (el “Retrato de la familia del Sistema Solar” en 1990), las cámaras se apagaron para ahorrar energía y memoria para los instrumentos que se esperaba que detectaran el nuevo entorno de partículas cargadas del espacio interestelar. Los responsables de la misión eliminaron el software de ambas naves espaciales que controla la cámara. Los ordenadores en tierra que entienden el software y analizan las imágenes ya no existen. Además, las cámaras y sus calefactores han estado expuestos durante años a las condiciones muy frías de las profundidades de nuestro sistema solar. Aunque los responsables de la misión volvieran a crear los ordenadores en tierra, recargaran el software en la nave y pudieran volver a encender las cámaras, no está claro que funcionaran.

Además, el lugar donde se encuentran las Voyager está muy oscuro. Aunque todavía se podrían ver algunas estrellas más brillantes y algunos de los planetas con las cámaras, en realidad se pueden ver mejor estas estrellas y planetas con telescopios de aficionados en la Tierra.

Wikipedia

La sonda despegó de la Tierra hace 42 años -16 días antes que su nave gemela, la Voyager 1- y cruzó el borde exterior de la burbuja protectora del Sol, conocida como heliopausa, el 5 de noviembre de 2018.

Leer más  Localizador de barcos y aviones en tiempo real

En una serie de artículos publicados en la revista Nature Astronomy, los investigadores confirmaron el viaje de la nave al “espacio entre las estrellas” al constatar un “salto definitivo” en la densidad del plasma -formado por partículas cargadas y gas- en el espacio interestelar.

Según los científicos, este salto fue detectado por uno de los instrumentos de la Voyager 2 y es una prueba de que la sonda se está abriendo camino “desde el plasma caliente y de menor densidad característico del viento solar hasta el plasma frío y de mayor densidad del espacio interestelar”.

Loading...

Entre otras cosas, los astrónomos pretenden comprender mejor cómo los vientos solares -la corriente de partículas de carga que sale del Sol- interactúan con los vientos interestelares, formados por partículas de otras estrellas.

El Dr. Edward Stone, profesor de física del Instituto Tecnológico de California y antiguo director del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, declaró: “Estamos tratando de comprender la naturaleza del límite donde chocan estos dos vientos”.

Dónde está ahora la voyager 1 2021

Para cumplir su misión de dos planetas, las naves espaciales fueron construidas para durar cinco años. Pero a medida que la misión avanzaba, y con la consecución de todos sus objetivos, los sobrevuelos adicionales de los dos planetas gigantes más lejanos, Urano y Neptuno, resultaron posibles, e irresistibles para los científicos e ingenieros de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena, California.

Mientras las naves espaciales volaban por el sistema solar, se reprogramaron por control remoto para dotar a las Voyager de mayores capacidades que las que tenían cuando salieron de la Tierra. Su misión de dos planetas se convirtió en cuatro. Sus cinco años de vida se convirtieron en doce y más.

Leer más  Oracion ala sangre de cristo para casos dificiles

Si la misión de las Voyager hubiera terminado sólo con los sobrevuelos de Júpiter y Saturno, habría proporcionado material para reescribir los libros de texto de astronomía. Pero al haber duplicado sus ya ambiciosos itinerarios, las Voyager devolvieron a la Tierra información a lo largo de los años que ha revolucionado la ciencia de la astronomía planetaria, ayudando a resolver cuestiones clave y planteando otras nuevas e intrigantes sobre el origen y la evolución de los planetas de nuestro sistema solar.

Voyager 1

La Voyager 2 es una sonda espacial lanzada por la NASA el 20 de agosto de 1977 para estudiar los planetas exteriores y el espacio interestelar más allá de la heliosfera del Sol. Formando parte del programa Voyager, fue lanzada 16 días antes que su gemela, la Voyager 1, en una trayectoria que tardó más en llegar a Júpiter y Saturno, pero que permitió nuevos encuentros con Urano y Neptuno[4]. Sigue siendo la única nave espacial que ha visitado cualquiera de estos dos, y ambos planetas gigantes de hielo. La Voyager 2 fue la cuarta de las cinco naves que alcanzaron la velocidad de escape solar, lo que le permitió abandonar el Sistema Solar.

La Voyager 2 cumplió con éxito su misión principal de visitar el sistema joviano en 1979, el sistema saturniano en 1981, el sistema uraniano en 1986 y el sistema neptuniano en 1989. La nave se encuentra ahora en su misión ampliada de estudiar el espacio interestelar. Ha estado operando durante 44 años, 3 meses y 1 día hasta el 20 de noviembre de 2021, alcanzando una distancia de 129,14 UA (19.319 millones de km; 12.004 millones de millas) desde la Tierra[5].

Leer más  Cual es la estrella mas cercana ala tierra

La sonda entró en el espacio interestelar el 5 de noviembre de 2018, a una distancia de 122 UA (11.300 millones de millas; 18.300 millones de km) (unas 16:58 horas-luz)[6] del Sol[7] y moviéndose a una velocidad de 15,341 km/s (34.320 mph)[8] respecto a la estrella. La Voyager 2 ha dejado la heliosfera del Sol y está viajando a través del medio interestelar (ISM), una región del espacio exterior más allá de la influencia del Sistema Solar, uniéndose a la Voyager 1, que había alcanzado el medio interestelar en 2012[9][10][11][12] La Voyager 2 ha comenzado a proporcionar las primeras mediciones directas de la densidad y la temperatura del plasma interestelar[13].