Ejercicios para quitar cartucheras

Ejercicios en silla para pacientes con cáncer

Un buen programa de ejercicios ayudará a reducir los efectos secundarios de la cirugía y los tratamientos. Estos efectos secundarios pueden incluir fatiga, neuropatía, disminución de la amplitud de movimiento, debilidad, linfedema, problemas de equilibrio y un importante desgaste emocional. En este artículo, hablaré de la importancia de añadir ejercicios de equilibrio a su plan de ejercicios.

Los ejercicios de equilibrio le ayudarán a recuperar la función y la movilidad para las actividades de la vida diaria. Su equilibrio puede verse afectado después de las intervenciones quirúrgicas, especialmente con el procedimiento del colgajo TRAM. El colgajo TRAM (miocutáneo del recto abdominal transversal) consiste en piel, grasa, músculo recto y vasos sanguíneos tomados de la pared abdominal y transferidos al pecho para reconstruir la mama. Dado que estos músculos contribuyen a la fuerza, la postura, el equilibrio y la flexibilidad, la operación de colgajo TRAM puede debilitar el núcleo del cuerpo. Después de una operación de colgajo TRAM, tendrá que aprender a compensar este cambio de ubicación de los músculos mediante una serie de ejercicios diseñados para fortalecer los músculos restantes.

Contraindicaciones del ejercicio para los pacientes con cáncer

La actividad física se define como cualquier movimiento que utilice los músculos del esqueleto y requiera más energía que el descanso. La actividad física puede incluir caminar, correr, bailar, montar en bicicleta, nadar, realizar tareas domésticas, hacer ejercicio y participar en actividades deportivas.

Para caracterizar la intensidad de la actividad física se utiliza una medida denominada equivalente metabólico de la tarea, o MET. Un MET es la tasa de energía que gasta una persona sentada en reposo. Las actividades de intensidad ligera gastan menos de 3 MET, las actividades de intensidad moderada gastan de 3 a 6 MET y las actividades vigorosas gastan 6 o más MET (1).

El comportamiento sedentario es cualquier comportamiento de vigilia caracterizado por un gasto energético de 1,5 o menos MET mientras se está sentado, reclinado o tumbado (1). Algunos ejemplos de comportamientos sedentarios son la mayoría de los trabajos de oficina, la conducción de vehículos y estar sentado viendo la televisión.

Programa de ejercicios para la rehabilitación del cáncer

Las Directrices de Actividad Física y Comportamiento Sedentario para Adultos de Australia instan a todo el mundo a moverse más y sentarse menos. La actividad física es cualquier actividad que ponga el cuerpo en movimiento y acelere la respiración y los latidos del corazón. Incluye no sólo sesiones de ejercicio estructurado, sino también actividades cotidianas como las tareas domésticas.

En general, los adultos deberían intentar ser activos durante al menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana, preferiblemente todos. Las directrices recomiendan un total semanal de 2,5 a 5 horas de ejercicio de intensidad moderada, junto con actividades de entrenamiento de fuerza (resistencia) dos veces por semana. También es importante interrumpir los largos periodos de tiempo en los que se está sentado tan a menudo como sea posible.

«Antes del cáncer no era tan activo como ahora. Camino tres o cuatro veces por semana. Me da más energía y me ayuda a despejar la mente. Si no camino, noto realmente la diferencia en mis niveles de energía y mi estado de ánimo». – Rima

Investigaciones recientes sugieren que el ejercicio beneficia a la mayoría de las personas tanto durante como después del tratamiento del cáncer. Puede ayudar a controlar algunos de los efectos secundarios habituales del tratamiento (véase más abajo), acelerar la vuelta a las actividades habituales y mejorar la calidad de vida. La evidencia también muestra que hay poco riesgo de que el ejercicio cause daños si se tiene cuidado y se siguen al pie de la letra los consejos profesionales sobre el ejercicio. En algunos tipos de cáncer, el ejercicio puede incluso mejorar los resultados del tratamiento.

Cómo reduce el ejercicio el riesgo de cáncer

Después de una operación de cáncer de mama, es posible que tenga el hombro o el brazo rígido. Su enfermera o un fisioterapeuta le pedirán que haga ejercicios regulares después de la operación para ayudarle a recuperarse. Le darán un folleto que explica los ejercicios.

Si es posible, empiece a hacer los ejercicios al día siguiente de la operación. Debe intentar hacer los ejercicios 2 o 3 veces al día. El objetivo es conseguir que el brazo y el hombro se muevan tan bien como antes de la operación.

Estos ejercicios no deberían ser dolorosos, pero puede sentir una sensación de estiramiento en la axila o a lo largo del brazo. Puede ser útil tomar analgésicos antes de empezar. Cuanto más haga los ejercicios, más fácil y cómodo le resultará.

Fisioterapeuta: Estos ejercicios le ayudarán a recuperar el movimiento de los brazos y los hombros tras la operación de cáncer de mama. Pueden no ser adecuados si se ha sometido a una reconstrucción. Si no puede realizar estos ejercicios, póngase en contacto con sus cuidadores.

Fisioterapeuta: ¿Ha…? Oh, vale. Bien, lo que nos gustaría hacer ahora es intentar que este brazo se mueva, vale. Voy a hacer algunos ejercicios para su brazo y para su hombro. Desafortunadamente puede ser un poco incómodo en la axila y a través del pecho cuando se tiene este tipo de cirugía. Así que algunas personas son bastante reticentes a mover ese brazo, pero obviamente es muy importante que consigamos que tenga un rango de movimiento completo lo antes posible y también que vuelva a realizar todas las actividades que estaba haciendo antes.